lunes, 14 de junio de 2010

LOS INFANTES QUE CARGAN MUERTOS Y DOLORES

El día 12 de junio se celebra el Día mundial contra el trabajo Infantil,  su mayor objetivo es protestar para liberar a los menores de las responsabilidades que les imponen adultos en la contribución de un "aporte" al sostenimiento familiar.

Pero, ¿acaso crees que el trabajo infantil (físico o corporal) es la carga más pesada que llevan sobre sus lomos muchos de nuestros niños y niñas?

Me uno a la voz en contra del trabajo infantil, me indigna la condición de muchos infantes (que significa niños sin voz) aprovechados vilmente por sus progenitores maltratadores e irresponsables. Pero de seguro, el trabajo físico impuesto no es la carga más pesada que llevan sobre si estos pequeños seres, que indefensos son curtidos, manoseados, maltratados, insultados, abusados, menospreciados por quienes han conducido su respirar y en la mayoría de los casos les han concebido sin deseo ni plan.


Barbarie que no escatima estrato social ni educación, pues la frustración, el dolor, el resentimiento, la pérdida, la inmadurez emocional y el desamor no tienen vacuna alguna sobre mente ni corazón.

Adultos que creen contar con la experiencia y madurez (ambas escapadas como agua entre los dedos) para educar, orientar a pequeños; y en vez de ello, hacen de los niños y niñas, vasijillas de dolores y conflictos.

La carga entonces a la que refiero, es la pesada y dolorosa tortura emocional que ciñe los lomos, endurece el corazón y fija negativamente la mirada de los infantes por las palabras dichas sin mesura, sin consciencia, sin consideración, sin amor por los propios progenitores o adultos que rodean a este ser humano en formación. 

Se culpabiliza a los niños y niñas  de los propios errores, de la irresponsabilidad del cónyuge, de la soledad, del abandono, de los proyectos no realizados, del cuerpo ya deforme, del tiempo que no queda, del libro que no se lee, de la plata que no alcanza, de la frustración de los sueños, de la incapacidad para dar... SE CULPA DE LO QUE NO ES CULPABLE y se arrastra con ello a los niños y niñas a vivir el camino de la infelicidad, la enfermedad, la neurosis o la muerte.

Por ello, esta cavilación es una invitación a cargar nuestros muertos, elaborar nuestro dolor, vivir el sepelio de la frustración, el abandono o la pérdida; llorar, gritar, agredir a nuestro agresor, vomitar en espacio abierto... y dejar en libertad a los niños, niñas y adolescentes de la pesada carga de nuestra historia.

Les invito a conocer la labor  de  la FUNDACION CAMINO CLARO donde siembro, además de mi hacer profesional e integrarse en las Jornadas Anuales por la Humanización cuyo programa y apuesta pueden explorar en http://jornadashumanizacionfcc.blogspot.com

Tenga presente que: la etiología más profunda de todo el maltrato infantil está en el  corazón de la sociedad adulto céntrica (Liliana Castro Morato)
 
Publicar un comentario