viernes, 3 de mayo de 2019

LA AGENDA METROPOLITANA DE SALUD 2019 NOS INVITA

La Secretaría de Salud de Santander, Secretaría de Salud de Floridablanca, Secretaría de Salud y Ambiente de Bucaramanga, Secretaría de Salud de Girón y Secretaría de Salud de Piedecuesta invitan a las jornadas académicas y lúdicas en la Semana de la Maternidad Segura como parte del desarrollo de la Agenda Metropolitana de Salud 2019.

A partir del próximo lunes 6 de mayo en los barrios, parques y distintas Instituciones Prestadoras de Servicios de Salud de los municipios del Área Metropolitana de Bucaramanga se ofrecerán jornadas de sensibilización, información y educación para la comunidad en Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, importancia de la consulta pre -  concepcional, atención prioritaria a embarazadas, cuidados durante la gestación, educación en interrupción voluntaria del embarazo, etc.

En el marco de esta semana se desarrollará la SALA SITUACIONAL DE MATERNIDAD SEGURA el día martes 7 de mayo a partir de la 1:30 de la tarde en el Auditorio del Colegio José Elias Puyana ubicado en la calle 4 #11 - 79 de Floridablanca.

Una invitación para todos y todas los interesados en conocer la situación de maternidad segura en Santander, los avances en Morbilidad Materna, la implementación de la ruta materno perinatal (resolución 3280 /2018),  los avances y retos sobre el Parto Humanizado, los aspectos médicos y legales de la IVE Interrupción Voluntaria del Embarazo.



Allí estaremos para aportar y seguir recreando los paradigmas que nos invitan a humanizar la atención de la salud sexual y reproductiva de las mujeres santandereanas, porque lo que hace bien a la mujer nos beneficia e impacta a todos.

Que la pasen bonito!


LILIANA CASTRO MORATO
Psicóloga en CASA PRIMAL
Consultoría, Acciones, Proyectos, Educación.
Contacto: 3165430801
Bucaramanga, Colombia   


jueves, 2 de mayo de 2019

La Salud Mental Materna Importa


Comenzó el mes de MAYO!


Desde el año 2016 un grupo multidisciplinario de activistas internacionales de la salud mental materna, médicos, psicólogos, académicos y personas con experiencia vivida suman sus voces y se movilizan para aumentar la conciencia de los problemas de salud mental materna para que más mujeres reciban tratamiento y sufran menos.

Es importante que perseveremos por informar y educar a niñas, adolescentes y jóvenes en sexualidad, derechos sexuales y derechos reproductivos para que decidan informadas de sí el vivir o no una experiencia maternal. Cuidando su salud mental, ésto es DIGNIFICANDO sus vidas previniendo y erradicando inequidades, violencias y asegurando su derecho a la salud en el trascurrir del curso vital.

La maternidad elegida, consciente, gozosa y digna proporciona recursos protectores y resilientes que favorecen el bienestar; por el contrario la maternidad forzada y sacrificada quebranta la salud mental poniendo en evidencia signos y síntomas como la depresión, la psicosis y el suicidio entre otras psicopatologías puerperales que se precipitan o exacerban con la maternidad.

YO ME SUMO porque la #SaludMentalMaternaImporta 

LILIANA CASTRO MORATO
Psicóloga en CASA PRIMAL
Consultoría, Proyectos, Acciones, Educación.
Contacto: 3165430801
Bucaramanga, Colombia 

domingo, 12 de agosto de 2018

Salud Mental y Amamantamiento

En la Semana y Mes de la Lactancia Materna 2018 compartimos una serie de vídeos cortos en el canal YouTube de Salud Primal y Bienestar Humano SAS para provocar cavilaciones que sensibilicen sobre la importancia de informarse, cuidarse y empoderarse para vivir con gozo y consciencia todo lo que implica la experiencia maternal.  

A continuación el vídeo SALUD MENTAL Y AMAMANTAMIENTO. 




lunes, 26 de junio de 2017

ACOMPAÑAR Y SOSTENER LA ADOLESCENCIA

La adolescencia, ese momento del curso de la vida que muchos consideran peligroso, patológico, difícil y/o riesgoso es un periodo de alta sensibilidad necesario para fluir en el continuum vital. 

Existe una basta literatura sobre esta etapa por lo que esta cavilación no se detendrá en sus características ni en la estadística epidemiológica de los sucesos que sobrevienen junto a ella.  Me propongo detenerme en la expresividad emocional propia de la edad y en la manera que como padres o madres agravamos, apaciguamos o sostenemos los enfrentamientos con los adolescentes.

Sin duda nuestros hijos e hijas adolescentes en este momento sensible deberán abandonar su base segura (si la tienen) para proseguir con su desarrollo. Esto implica reorganizar y resignificar las experiencias vividas en los años anteriores. Nada fácil si no se cuenta con un entorno que ofrezca la posibilidad de sosegar emociones para poder sentirlas genuinamente sin censura logrando comprenderlas para darle curso, sentido y un significado que sume y aquilate la existencia.   

Cavilemos en dos puntos:

EL RE - ENCUENTRO. Acercarnos al otro movidos por el placer y apetencia de otro cuerpo nos pone de frente con los recursos adquiridos previamente para relacionarnos, interactuar y amar. 

Si se ha contado con una base segura (relación con los cuidadores primarios accesible y  de respuesta incondicional a llamados de angustia como base de autonomía) el adolescente habrá introyectado una representación e imagen de sí mismo positiva que será una fortaleza yoíca más no una garantía para el desarrollo y goce posible de nuevas relaciones.

No obstante, las falencias en esta representación de sí trabará el deseo de avanzar, el pasado será una cadena pesada para el goce de los encuentros y deberá reconocerse, sentirse y soltar  para avanzar. Pues la dignidad (la genuina autoestima) es el capital más valioso de la interacción humana recíprocamente gozosa y respetuosa.

En este punto, el primer amor será una oportunidad resiliente para las y los adolescentes. Y la representación de sí tejida con todas las miradas y discursos previos de padres, madres y cuidadores primales nos llevarán a las experiencias más deliciosas o más dolorosas, osadas o temerosas, libres o presas de miedos en el adole-SER.

¿Y que haremos ahora los padres y madres?: Acompañar y sostener la adolescencia.  Aquilatar y aprovechar  cualquier espacio abierto espontáneo o coyuntural para sumar al capital cognitivo y afectivo dado o negado de manera respetuosa, no intrusiva o agresiva ni con culpas.

LA HIPEREXPRESIVIDAD. En este momento vital los enfrentamientos entre adolescentes y padres/madres se develan o se exacerban dada la intensidad de las emociones y las expresiones impetuosas que ponen fuera los sin sabores vividos aún en hogares funcionales. "Te odio", "muérete",  "que fastidio estar aquí", "déjenme en paz" esconden sentimientos que no deben censurarse, castrarse o condenarse sino más bien abrazar y acompañar para con ellos sostener a la persona que lo siente. 

Es probable que olas de ambivalencia  entre la sujeción y la rebeldía muevan sentires de momentos dolorosos de la primera infancia y niñez que como padres/madres hemos pasado por alto. Creemos hacer lo mejor para ellos sin preguntarles que es lo mejor para ellos. 

Por ello la manera en que vivimos los enfrentamientos nos muestra el tipo de vínculo que hemos tejido durante años.

Los adultos seguros y emocionalmente maduros no agravaran el enfrentamiento ni se sentirán descalificados en su rol parental, evitarán discursos llenos de chantajes, victimización o culpabilización. Podrán entonces, sostener, abrazar o acompañar aun en silencio la descarga emocional del adolescente para avanzar en ese u otro momento a la escucha y el dialogo abierto y en calma que permita reorganizar, nombrar y sentir el genuino afecto de parte y parte sin la obligación de parecer o el deber ser. 

Los padres/madres inmaduros que tejiendo vínculos inseguros, ambivalentes como sus hijos entrarán en una disputa agresiva que ahondará heridas y cualquier conflicto pasajero se convertirá en una relación tormentosa. 

Tenga presente que el silencio, el retraimiento o aislamiento en los adolescentes es otra manera de expresividad que ha de atenderse con sabiduría. 

¿Y que haremos ahora los padres y madres?: Acompañar y sostener la adolescencia pero si no somos capaces con la demanda de este momento es ineludible la tarea de sostenernos primero en nuestra salud mental para poder reconstruir si fuera posible un vínculo recíproco gentil, genuino y respetuoso.

Muchas veces, los enfrentamientos apasionados enredan la verdad que las partes no quieren ver. Concebir los sucesos de este momento vital como una oportunidad resiliente para re-conocerse y construir de nuevo de seguro cambiaría el rumbo.

Para finalizar el escrito de esta cavilación que continuará... les dejo un saludo especial luego de un largo periodo lejos del blog. Espero volver a conversar con ustedes en este medio más frecuentemente.

Con amor,


LILIANA CASTRO MORATO
Psicóloga en CASA PRIMAL
SALUD PRIMAL Y BIENESTAR HUMANO S.A.S
Consultoría, Proyectos, Acciones, Educación.
Contacto: 3165430801
Bucaramanga, Colombia 

miércoles, 1 de junio de 2016

"NO QUIERO IGUAL A MIS HIJOS, TAMPOCO LOS EDUCO IGUAL"

Ha pasado un largo tiempo desde mi anterior entrada a éste blog, pero vuelvo para compartir cavilaciones que se nutren de la cotidianidad de mis roles, con un título que exaspera a los idealistas del amor, la maternidad y la paternidad.   

Quienes tienen varios críos quizás podrán empatizar con este sentipensar que tropieza con la creencia de amar y educar a los hijos de igual manera en el mismo nicho; como si los años y en ellos, las experiencias no significaran el creSER de quienes con "puerta y ventanas abiertas" - refiriéndome a la consciencia- acompañan a las criaturas. 

Y aún, con sombras y luces jamás somos los mismos porque la vida y la historia no es estática como no lo es la familia en su dinámica. La madre y el padre del primer hijo, no es la misma madre y padre del segundo, ni del tercero... En fin, jamás somos las mismas personas porque no hay circunstancias iguales y porque se crece, aprende y desaprende, se hace claro u oscuro con los años y las vivencias. 

Como los árboles que jamás amparan con la misma sombra a quienes se posan bajo ellos cada día. Así los padres y madres no son los mismos aunque su presencia permanezca ofreciendo su cuidado, éste como la sombra es diferente cada día del curso vital. 



Cada hijo tiene el sello de la historia, de la sombra ofrecida, de lo que fuimos en ese momento, de lo que sentimos, lo que hemos compartido y crecido junto a él. Porque crecen los hijos y crecemos junto a ellos, nos hacemos mejores seres humanos conectados con ellos. 

La cría primogénita lleva el sello del amor propio que lo gestó, lo crió y educó.  Benditos los primogénitos que se han iluminado del amor propio,  el deseo genuino, consciente y responsable de sus progenitores o cuidadores primeros. Y así cada uno de los hijos... Aunque no siempre acontece así... (!)

En buena hora los tiempos actuales ofrecen mayor acceso a espacios de información, acompañamiento y despertar de la consciencia (eso parece), las nuevas generaciones serán las beneficiadas.

Sin culpas pero con la responsabilidad de sí mismos, los padres y madres avanzan guiados por el disfrute y amor hacia sus crías, muchos por ensayo y error desde sus posibilidades contextuales y recursos internos. Así, el amor puede estar disponible para todos los hijos pero las expresiones del mismo varían diversa y equitativamente.

Porque precisamente, es la equidad y no la igualdad la que ilumina la crianza cuando se tienen varios hijos. Y la equidad será guiada por la consciencia y el desarrollo de habilidades parentales que despiertan con la empatía o se forjan con la experiencia. Esta equidad en la crianza, incluye, une e integra. Lo contrario sería discriminación.

Cubiertas las necesidades básicas de los hijos/as, la equidad en la crianza va de la mano de la personalidad de cada uno de ellos, sus necesidades particulares, condiciones, demandas,  sus maneras de interacción según el sistema de apego y vínculo que se ha tejido en cada historia desde la etapa primal.

Evolucionamos con la diversidad, la integración y con las circunstancias vitales. Evolucionamos como personas, padres o madres, como pareja, como familia. Es importante hablar de ello sin temor y escuchar sin señalamientos sobre lo que sienten los padres y madres dejando la creencia obligada de "amar igual a los hijos" como si fuesemos "iguales" siempre y los críos también lo fueran.

Es necesario también integrar en esos diálogos a los hijos e hijas para que expongan lo que sienten, perciben y puedan comprender que la diferencia y la equidad, no es discriminación cuando todos son sostenidos, atendidos y acompañados sin exclusión alguna. Y sobre todo, cuando todos crecen según sus ritmos y maneras.

Mira a cada uno/a de tus hijos, su rostro, su mirada, la manera de ver, interpretar y sentir el mundo. Aunque estén bajo el mismo techo y sean críos de una misma madre/padre el sello del amor y la historia vital (la sombra que le cobijó durante su etapa primal),  ha dejado en cada uno de ellos una huella diferente - no mejor ni peor - solo diferente como los tiempos, como la vida en cada uno de sus días, como ha crecido el ser humano que habita a papá y mamá. 

Saludo con #FuerzaOxitocina. Sigo cavilando, sintiendo y viviendo!!

No dudes en sumar tu comentario y experiencia para nutrir esta reflexión.

LILIANA CASTRO MORATO
Psicóloga en CASA PRIMAL
SALUD PRIMAL Y BIENESTAR HUMANO S.A.S
Consultoría, Proyectos, Acciones, Educación.
Contacto: 3165430801
Bucaramanga, Colombia