jueves, 7 de mayo de 2015

MaterniDar

Dar, entregar, traspasar, conceder es una constante de quienes vivimos la experiencia maternal. Una ocupación que si se asume conscienteSiente y conscienteMente sin nubes de algodón color rosa ni estrellas parpadeando en el firmamento de la idealización  nos llenará de gozo y satisfacciones tan solo por la disposición de envolver, sostener, contener, mecer... dar de si  a otro para que sea durante los primeros años de vida de nuestros críos.
 
 
Pero... observo y escucho en la mayoría de las historias de mi consulta  que muy pocas mujeres llegamos a la materniDar  conscienteSiente ni conscienteMente por lo que invito y  remito para su lectura, mi anterior entrada: Maternidad ¿Para qué?   
 
Es necesario perseverar en la reCreación de paradigmas relacionados a la  Educación Sexual y acompañar a nuestras niñas y mujeres creSiendo en caminos de empoderamiento integral.

Pronto tendremos un circulOxitocina para mujeres creSiendo!

También se debe perseverar en hacer lo pertinente para que los hombres se asuman cuidadores sensibles y gozosos,  no solo proveedores de sus crías.

Y por supuesto, lamento y gime mi corazón por quienes llegan a ser madres desde la violencia, por ellas y sus críos. Por toda nuestra sociedad desamparada y presa de heridas primales.

Pero hoy estando de frente a una maternidad que nos ahoga, ¿ que podemos hacer? 
 
 
 
La maternidad consciente no es un aprendizaje teórico, un curso que tomar, una lección que aprender...La maternidad consciente es un detenerse en el encuentro con una misma, es conectarse, ver y comprender los hilos de la propia historia, es aceptar, es decidir, es amarse para amar desde la imperfección humana con resiliencia y valentía día a día.

Cuidar de nuestra salud mental como mujeres es prioritario. Resolver los nudos que atan el disfrute de la vinculación con el crío asumiéndonos adultas y haciéndonos cargo de sí es fundamental.

No es fácil cuando se tiene una criatura en brazos, necesitarás tribu, sostenimiento y acompañamiento. Pero en principio, el amor dado a la persona que ves en el espejo será una dosis vital.

El apoyo psicológico en muchos casos es necesario para "ver" y "trazar caminos resilientes" que favorezcan la vivencia maternal y el vínculo con el nuevo ser.

Recuerda: El crío no es la carga, la carga es tu historia... y  en ella, asuntos que resolver y soltar.

La vida progresiva y continua será reciproca, porque el amor es un bumerán... cosecharás el fruto dentro de ti y en otros plantíos ... también podrás recibirlos de las manos de quien ayudaste a creSer mientras crecías como mujer y persona.

Chistiane Northrup expone que "La mejor herencia de una madre a una hija es haberse sanado como mujer" y de ello no están exentos los hijos varones.

Mi saludo de Madre a Madres en esta celebración por la Sexualidad Maternal.


Estoy a disposición previa agenda para tus charlas, conferencias y talleres en grupos y comunidades de padres, madres y cuidadores. También puedes solicitar un encuentro particular para asesoría, consulta o acompañamiento.

Liliana Castro Morato
Psicóloga, Educadora, Acompañante Perinatal - Doula, Consejera en Lactancia Materna
Servicios Profesionales para la Salud Primal  y el Bienestar Humano
Contacto: 3007253852 Bucaramanga, Colombia.