lunes, 7 de junio de 2010

¿"Nos rasgamos las vestiduras" o nos hacemos responsables?

Una cavilación más, relacionada a la calidad de nuestra función parental, y más específicamente nuestra función maternal explicada clara y sencillamente por Hernando Bernal en su blog Coiteraciones.

Identificar, reconocer, elaborar y superar la resistencia a ser cuestionados en dicha función maternal es el primer paso para aportar a nuestro autoconocimiento y la influencia que hemos tenido en el desarrollo del bienestar o malestar acaecido en la salud integral de nuestros hijos e hijas.

Bien lo expreso Juan Soto " ...sin entender la historia no hay posibilidad de una evolución consciente, siempre iremos a ciegas ..." y es precisamente la Psicohistoria de la infancia la que indaga sobre el por qué en las sociedades modernas aún se niega la realidad del maltrato infantil entre otras cuestiones ligadas directamente con el bienestar y salud mental de nuestros menores. Para iniciar, La evolución de la Infancia por Lloyd deMause es un buen documento para abrir los ojos de la consciencia. (Gracias JLC por ello).

Así podremos ver el maltrato como gotas de agua diarias que menoscavan la autoestima y merman los talentos de muchos chicos y chicas. Recien nacidos, niños y niñas, menores que mueren, se desangran, se asfixian, se mutilan, etc. en las manos de quienes también les han acariciado. Por eso la pregunta ¿nos rasgamos las vestiduras o nos hacemos responsables?

¿Alcanzas a leer lo que dice la mamá de la caricatura? ¡Johnny! vas a resbalarte y te caerás, te fracturarás la pelvis, y te cortarás la carótida con ese cristal, y la ambulancia equivocará el camino hacia el hospital y perderás medio litro de sangre y tendremos que cuidarte durante meses y ¿cómo crees que ME sentiré entonces? ¿No es una escena muy común y familiar? Ahora bien, ¿esta forma de maltrato pasa desapercibida, o nos hemos acostumbrado a ello?

Cuando escucho a otros padres o madres a traves de las ventanas, en el parque, en el centro comercial, en los juegos infantiles, etc. me doy cuenta cómo sin consciencia tambien en mi rol maternal maltraté, pero que sano es abrir los ojos, descubrir una nueva manera de amar y educar sin culpas ni reproches, liberarnos de la pesada historia de educar y amar maltratando, y CURAR a nuestros hijos e hijas. Y si bien, algunas psicopatologias pueden tener una base neurobiológica no exacerbar sus síntomas y malestares.

Ahora aumentemos el zoom: En Colombia 6000 recien nacidos son abandonados o asesinados anualmente, el maltrato físico acompañado del maltrato psicológico se incrementa día a día, abusos y violaciones, secuestros, ¡venta de niños! y en muchos de los casos son los mismos progenitores los autores de tal barbarie.

Vale la pena mencionar el famoso Sindrome de Münchausen por poderes, y recordar aquel experimento aterrador publicado en el año 2000 por la revista Pediatrics en donde varios médicos de Gran Bretaña habian decidido grabar con cámaras ocultas a los progenitores de menores hospitalizados en condiciones de extrema gravedad encontrando en 30 de 39 casos grabados como los progenitores ejercían maltrato sobre sus hijos empeorando su salud física y mental, y lo escalofriante era que sus cuidadores en su mayoría madres; ¡fingían ser buenas madres!

Ante tanta información y recordando la frase célebre de Alice Miller: " La experiencia nos enseña que, en la lucha contra las enfermedades psíquicas únicamente disponemos, a la larga, de una sola arma: encontrar emocionalmente la verdad de la historia única y singular de nuestra infancia" ; la confrontación a los padres y madres aunque molesta e incómoda se hace simplemente necesaria.

Publicar un comentario