viernes, 7 de mayo de 2010

SOBRE LOS "BABY SICARIOS" PUBLICADOS POR DAVID BERIAIN

SEGUNDA EDICION
Pereira es sin duda una preciosa ciudad colombiana llena de hogares como cualquier lugar de este planeta provistos de fortalezas pero también de muchos conflictos y dificultades. Sus calles como muchas de cualquier ciudad del mundo, llena de personas, adultos y menores con una historia a cuestas de amor o de desamor.

He visto uno a uno los 8 videos subidos en you tube sobre los "baby sicarios", realizado por David Beriain en la ciudad de Pereira. Dejo a la Ley y sus administradores resolver las demandas hechas por violación a los Derechos y Código del Menor y otras acciones legales contra el Reportaje Español, si hubiese lugar a ellas. Sin embargo, presa de muchos pensamientos que embargaron mi mente y sentimientos que inundaron mi corazón al ver los testimonios allí evidenciados, escribo mis cavilaciones al respecto, como siempre pensando en el bienestar y salud mental.

Hijos del desamor, el rechazo, agresión expresada en violencia física e indiferencia. Niños y niñas que crecen sin una mano que brinde seguridad y confianza en donde asir su presente y mucho menos su futuro. El arma entonces se convierte en esa mano que protege y permite desafortunadamente una valía ante el otro; que solo así se domina y se somete y mira "con respeto o admiración " a ese menor: " ...mato para ayudar a mi mamá, ella sabe cual es mi trabajo y llora por ello..." Dolor y culpa un circulo que rodea el vacío que deja el desafecto y el maltrato que consolida una negativa autoestima: "...desde chiquito he sido malo"...

La colaboración evidente hacia el periodista, plasma la necesidad de ser reconocidos y valorados. Desean existir, ojalá de otra manera, pero no hay otra cuando no se es rodeado de otra realidad.

La droga, aquí, allá o donde estas tú; es la única forma de encuentro con la fantasía de ser amado por la madre. Si bien, todo el sistema político, económico, social es una canallada. Dejemos de trasladar nuestras culpas, evadir, negar, ocultar nuestras responsabilidades como progenitores, es este el foco del problema. Lo demás son circuntancias y claro!! Debemos procurar que sean favorables.

De allí la gran responsabilidad de saber elegir a nuestros líderes, imperfectos todos, pero que ojalá nos den una nueva luz a este conflicto, que más de armas es de amor, consciencia y educación no enajenación.

Finalizo escribiendo: "este pedazito de Pereira esta en todos lados, y estoy segura, no es toda mi PEREIRA COLOMBIANA. Pero cuánto daño hace a toda la sociedad".

A las madres que visitan este blog un abrazo en éste fin de semana que celebran el tradicional día de las madres; que este reportaje sea una alarma dura a la consciencia.

Publicar un comentario