miércoles, 12 de mayo de 2010

LA PALABRA DEL DOCENTE

Que importante es la participación de un docente en el proceso de superación personal de un chico/a, que golpeado en su autoconcepto y estima se dispone a dar lo mejor de si mismo, alcanzándolo algunas veces; sin embargo no es el logro lo que impulsa y lo que motiva a dar lo mejor de si. Entre otros aspectos, es la palabra y postura del docente, que humano se dispone para el otro, teniendo en cuenta más que su aprovechamiento escolar, su emocionalidad y afectividad, su fortaleza y su debilidad; para en ella potenciar la brillantez de una luz propia con los watios que su fuente puede proporcionar según su capacidad; espontánea y libremente.
 
El profesor que de la mano del padre y madre, pueden concebir y hacer sentir al estudiante una persona talentosa, valiosa y capaz. Que reconoce que su palabra edifica en su pupilo y por ello, se esfuerza por ser consciente de su discurso, para que éste aporte en la construcción y solidificación positiva de una personalidad que se abre paso entre impulsos, hormonas, emociones y miles de pensamientos.
 
Es éste profesor el que 1) Evita exclamaciones de sorpresa donde subestima al estudiante, por ejemplo:
- Pepito expresa "Profe, cuando tengo matemáticas, siento cierto miedo, me dan cosquillas en el estómago".
-El Profe: ¡Qué le pasa! ¡póngase las pilas mejor, que la lleva perdida! ¡Deme papaya y la pierde otra vez!
 
2) Evita respuestas exageradas, ridiculizando al estudiante. Por ejemplo:
-Pepito expresa "Profe, ultimamente me siento despistado y ansioso".
- El profe: "pobrecito, toca que vaya al loquero, aunque usted es así de nacimiento".
 
3) Evita comentarios moralistas, abonando culpabilidad en el estudiante. Por ejemplo:
-Pepito expresa: "Profe ultimamente he descuidado mis tareas y responsabilidad, me siento apagado y triste".
-El profe: "eso es malo, tienes que cambiar y mejorar tus notas porque estas haciéndole un daño a tus papás, los vas a matar un día de éstos, ellos se matan trabajando por ti y tu eres tan malo con ellos"
 
4) Evita ser castigador, porque sabe que su papel es formar. Por ejemplo: -Pepito expresa: "Profe usted me la tiene montada, siempre prefiere a Pepita".
-El Profe: "si eso ocurre, el único culpable es usted, cambie y sea como Pepita a ver si lo valoran más"
 
5) Evita criticar. Por ejemplo: Pepito al entrar al salón expresa "profe, no me diga nada, la verdad hoy pelie con mi mamá y no tuve animo de arreglarme"
-El Profe: " parece un gamín y no un estudiante de éste colegio, vaya a coordinación y le echa ese cuento, ¡siempre con lo mismo!"
 
6) Evita despliegues de impaciencia e intolerancia. Por ejemplo, "Profe hoy se me quedo la escuadra, es que cuando venía para el colegio casi chocamos con una señora y no me pude devolver a buscar una".
-El profe: ¡mire pepito, ya estoy mamado de la misma respuesta. Yo no soy bobo para que siempre me salga con alguna excusa. Y eso del accidente, siempre las mujeres manejan mal, los hombres somos mejores en todo, pero no me venga mas con cuentos!
 
7) Evita restar méritos. Por ejemplo dice Pepito, "¡si ve profe le saque un 10!
-El profe contesta " mera suerte, usted no sabe tanto"

Siete ejemplos de cómo la palabra del docente puede desfavorecer no solo el aprovechamiento escolar sino su salud mental, por ello el profesor consciente de su discurso y responsabilidad se esmera por evitar que éstos surjan en sus conversaciones con los estudiantes.
 
La HUMANIZACION del conocimiento es importante, a través de ello se siembra en Salud Mental.
 
Les invito a seguir mi página de SERVICIOS PROFESIONALES PARA LA SALUD PRIMAL Y EL BIENESTAR HUMANO; estamos listos para apoyar al humano y docente que construye la sociedad día a día desde sus escenarios educativos.
 
Para charlas, talleres y asesorías contactar:
 
LILIANA CASTRO MORATO
Servicios Profesionales para la Salud Primal y el Bienestar Humano
about.me/lilianacastromorato
Móvil 300 725 38 52 Bucaramanga, Colombia    
Publicar un comentario