lunes, 10 de febrero de 2014

ENVOLVER, SOSTENER, CONTENER, MECER, PERMITIR, SOLTAR...

El tiempo pasa y con miles de cosas en mi cabeza y otras en mi hacer cotidiano; no he logrado sentarme a escribir como quisiera pero me dispongo hoy a saludarles y compartir esta cavilación llena de verbos para el ejercicio parental de quienes han decidido ser padres y madres.
ENVOLVER
El confort uterino es una sensación, necesidad, anhelo de protección permanente en el ser humano. Envueltos en piel se siente la calidez, el amor y la pertenencia. Al nacer, niños y niñas están a  la espera de esta misma sensación pero la necesidad de apego  se ve interrumpida cuando el paradigma de la crianza conductista emerge sobre el pensamiento y actuación de muchos padres y madres....  Somos tantos los que amamos "la cobijita" que reemplazó la piel cuando se tenía hambre primal de ella. 
SOSTENER

El miedo definen algunos y algunas como  un frío que paraliza el cuerpo, esa sensación de estar indefenso, preso de temores de aniquilación y abandono. Creemos confundidos que nace del discurso terrorífico de los manipuladores pseudoeducativos  pero éste se incuba desde nuestras primeras experiencias vitales en la separación del hábitat primal que es cuerpo de la madre disponiéndose la psiquis y el alma para ser atrapada por lo que viene después ... el repetido y cíclico curso de la transmisión generacional de inconsciencia, de violencia sutil o abierta entre los zombis seres humanos en la crianza y la alienación educación.
CONTENER
Limitar para cuidar, no agredir;  es un ejercicio lógico que nos muestra la natura. Todo tiene su tiempo y es la responsabilidad de los adultos con pensamiento re-evolucionado cuidar el entorno y presentarlo a quienes dependen de la competencia parental adulta para adentrarse a él. Estar dispuestos para abrirse o cerrarse respetuosamente  según las necesidades de la interacción y la individualidad es clave. Este fluir nos permite cimentar la confianza primal desde donde se construye el bien estar humano.
MECER
He sonreído al encontrar esta imagen, pero creo gráfica lo que deseo compartir: Poner ludícamente a prueba la confianza primal es fundamental, aventurarse sabiéndose seguro y acompañado, romper esas corazas generacionales que nos han robotizado a través del juego cotidiano con nuestros hijos e hijas. Intentar volver a ser niños y niñas junto a ellos para acunarnos, mecernos y afrontar la vida como esa aventura oxitocinica que también permite que la adrenalina corra por nuestras venas: el fluir primal.
PERMITIR
Cada persona es única, una frase muy repetida pero poco interiorizada con la sinceridad que permita que los niños y niñas sean libres en su esencia primal sin la moldura que usamos los adultos para hacerlos según nuestras expectativas o deseos, deseos que no se cumplieron en la propia historia.
SOLTAR

Ellos declararan su propio relato de vida, el que construyen con su mirada y no la nuestra como progenitores.

Su rebeldía es natural y necesaria en el desarrollo y crecimiento de su personalidad;  aunque el ego adulto y controlador desee imponerse... luego de haber sembrado lo mejor es  soltar.
____________________________________

Deseo que esta cavilación de 6 verbos provoque muchas más en sus libretos de vida.
Liliana Castro Morato
Servicios Profesionales para la Salud Primal  y el Bienestar Humano.
Psicóloga, Educadora, Doula y Consejera para la Lactancia Materna.

Acompañamiento Profesional en cada momento vital.
Visita mi emprendimiento profesional: http://saludprimalybienesta.wix.com/servicios
Contacto 300 725 3852 
 
 
Bucaramanga
Publicar un comentario