domingo, 14 de febrero de 2010

NIDO DE AMOR: Cuarta parte ¿Mujer quisiste ser madre?

En Colombia se incrementa el número de embarazos no deseados según informe del Ministerio de Proteccion Social e ICBF, adolescentes y aún mujeres adultas quedan en estado de embarazo por razones "sorpresivas" en pleno siglo XXI. Se alude a la desinformación de métodos anticonceptivos, la mala utilización de los mismos; búsqueda de emociones, curiosidad por el sexo, chantaje emocional, sexo forzado, etc.


Desde mi humilde punto de vista, no le gasto tiempo a si funcionan o no las campañas de planificación y prevención, ya que los resultados hablan por si solos! Sigo insistiendo en lo expuesto en Nido de Amor, primera, segunda y tercera parte.


Ahora cavilo sobre la salud, la madurez emocional, la capacidad de amar de la mujer que sin planearlo o sin desearlo se envuelve en una etapa de cambios donde se siente "invadida", algunas de ellas deciden impulsiva y neuroticamente abortar exponiendo su propia vida, sin la conciencia que éste acto también causará estragos en su vida emocional y espiritual (no religioso).

Mujeres que enfrentan sin el apoyo, compañia y afecto necesario de la pareja, el transito inicial de una de las tareas más importantes en el devenir del ser humano individual y social.


Cavilo en el bien estar de éstos nuevos seres que no han sido deseados y que se rechazan abruptamente desde el vientre de la gestante y aún asi, batallando contra el estado emocional de la mujer que lo acoje obligadamente dentro de sí, nacen desprovistos de todo afecto y sostenimiento.


En éste aparte, me detendré en las mamás. ¿Mujer quisiste ser madre?


En la vida diaria me tropiezo con historias frente a la maternidad de mujeres que sin la conciencia de tal responsabilidad asumieron de "totazo" el rol de mamás.


  • "No me llego la regla, ya mi novio y yo habiamos terminado, quise abortar de muchas maneras pero el bebe no se me salió"
  • "El bebe llegó precisamente cuando mi esposo y yo nos ibamos a divorciar"
  • "Tuve que dejar la carrera universitaria por haber quedado embarazada"
  • "yo no queria tener hijos, pero ya ve ...ahora tengo cinco"
  • "Pensé que mi novio se casaría conmigo cuando supiera lo de mi embarazo, pero me abandonó"
  • "No lo desee, pero llegó y ahora lo quiero mucho"

  • "Mi bebé no fue planeado, pero llegó, que se puede hacer, él no pidió venir a éste mundo"
  • "Creía que el metodo del ritmo funcionaba, pero no!"


En fin, historias de madres que de repente cambiaron el rumbo de sus vidas, por descuidos, pensamientos erróneos sobre el amor, momentos de pasión o euforia, desinformación o mala utilización de métodos anticonceptivos, actos violentos, búsqueda de afecto y baja autoestima que las involucró en vínculos desorganizados y equívocados.


Iniciar un embarazo bajo estas condiciones físicas, emocionales y sociofamiliares es díficil. Las mujeres cargadas de ira, resentimiento, dolor propio, culpa, verguenza y/o frustración se deprimen agrediéndose a sí mismas y al pequeño que dentro de ellas se gesta.


En este momento donde la tristeza, la soledad, la depresión invade es propicio como decía Donald Winnicott: " ...a las madres las ayuda poder expresar sus padecimientos en el momento en que los experimentan. El resentimiento contenido arruina el amor que está por detrás de todo".


Madre y nuevo ser ligados por afectos o desafectos, este momento de cavilación es para ellos.
video


"No te sientas avergonzada, no hay ahora menos valor en tí;
una vida en tí se forja para darte la oportunidad
de amarte y perdonarte,
Quizás es díficil, crees que estas sola,
pero la fuente del Amor está contigo aunque no lo puedas ver,
el latido de la vida se asoma y con él la oportunidad de renacer,
no le des más campo al odio, al dolor, a la culpa
porque tu bebé te necesita,
él te mostrará un camino de sonrisas y
tú le enseñarás a ser feliz contigo a su lado".
Publicar un comentario