martes, 26 de marzo de 2013

NADIE NACE ODIANDO

"Nadie nace odiando a otra persona por el color de su piel, o su origen, o su religión. La gente aprende a odiar, y si ellos pueden aprender a odiar, también se les puede enseñar a amar, el amor llega más naturalmente al corazón humano que su contrario" Nelson Mandela

 
 
Y abriendo las noticias de mi Facebook he encontrado en el muro de un amigo este pensamiento de Nelson Mandela y me he detenido a cavilar en ello.
 
Nadie nace odiando... gran verdad. Nacemos expectantes al calor del otro, al sostén del otro, al deseo del otro, al cuidado y amor de otro.
  
Pero el odio, la ira, la culpa, la envidia, el miedo como el amor son emociones del gran arcoíris de la vida humana que se instalan de acuerdo a las relaciones en útero, al nacer y en el continuo cotidiano, especialmente en la primera infancia.
 
Escribió B. Cyrulnik: "Las respuestas intrauterinas representan ya una adaptación a la vida extrauterina. Al final del embarazo se manifiestan incluso con movimientos defensivos que prueban que el niño/a sabe ya tratar ciertos problemas de orden perceptivo... mucho antes de que se produzca el nacimiento, el bebé deja de estar dentro de la madre y pasa a estar con ella. Comienza a establecer algunas interacciones. Responde a sus demandas, a sus gritos o a su sosiego mediante cambios de postura y aceleraciones del ritmo cardiaco"
 
 
 
Nadie nace odiando.... enseñamos a odiar compartiendo los frutos que llevamos dentro, frutos no tan dulces cosechados en la propia historia.
 
Al relacionarnos con un bebé, niño o niña es muy importante el reconocer que toda mímica facial, gesto o conducta percibida en él es interpretada y asociada a una emoción con un significado que procede de la propia historia.
 
Los bebés, niños y niñas no son manipuladores, ni montadores, tampoco hostiles ni rebeldes, buenos ni malos... debemos preguntarnos más bien ¿cual parte de la propia historia le atribuye esos adjetivos al niño o la niña y a la relación que iniciamos con él o ella?
  
Es la respuesta del adulto la que organiza un entorno de gestos, actitudes, mímicas y palabras que tejen un tipo de vinculo y las que instalan emociones permanentes en la psiquis y el corazón .....
 
 
Nadie nace odiando.


"Un nuevo día con un sol radiante. Así lo veo yo. Así estoy yo"
Liliana Castro Morato
 
 
Liliana Castro Morato
Psicóloga en Servicios Profesionales para la Salud Primal  y el Bienestar Humano
Contacto: 301 656 9997
Publicar un comentario