domingo, 24 de octubre de 2010

BAJO SUS ENAGUAS

Tener una madre que lo ame a uno tanto es bueno, si el concepto de amor está relacionado con el que expone aquí Jorge Bucay.

Pero cuando el "amor" producto de crianzas y vivencias tiene sus "vicios", al ser progenitores no podemos dar nada que no este plagado de ellos.

Miedos, frustraciones y culpas que desembocan en los pequeños y se trasforman en sobreprotección y permisividad; otra forma de maltrato inconsciente que hace sus estragos en el desarrollo y madurez emocional de los infantes, así como el abandono o el desamparo.

Un maltrato que limita el desarrollo del pensamiento, coarta la solución de problemas y la creatividad.

Se cree que al niño/a hay que ayudarlo en todo porque "no puede", "es incapaz" mutilando y/o limitando la adquisición de recursos internos que se impregnan en el temperamento gestando individuos demandantes, dependientes que se vinculan como una especie de vampiros chupasangre con máscaras de doble faz (víctima / verdugos) de sus cuidadores sobreprotectores y/o de su desafortunada pareja que en definitiva, se fusiona como el hambre a la comida, cada cual desde su propia necesidad.

Egocéntricos como niñ@s. Maman la leche de su neurótica madre / pareja quien movida por sus culpas, necesidades y conflictos dan y dan sin exigencia alguna. Ellos vampir@s o mosquit@s chupasangre como llamó Alena en su blog INTERsexCIONES, sin vincularse, comprometerse o sentirse agradecido, desangran a su "presa" como si fuese obligación que se les diera sin retribución alguna.

La responsabilidad parental de criar a los hijos e hijas en ambientes afectuosos de confianza y autonomía es un hecho, sabiamente escribió SELVA en el blog de José Luis Cano "...dar teta opino que si, por supuestísimo, pero una teta bien dada, una teta de una mamá destetada" Esto es, una mamá consciente de sus propios conflictos , madura , con capacidad y deseo de dar y recibir.

Algunas no podrán "ver" sobre lo que refiero. He visto a una madre mantener y proteger a su bebé de 34 años con mujer a bordo. Se enfurecerá si osas decirle el daño que hace. "...no soy una mala madre para echarlo de casa; pobrecito, el sueldo no le alcanza para vivir..." No obstante su pequeño come y bebe como el rey León, y su pareja marioneta de sus propios vacíos muere y vive por él a pesar de sus constantes agresiones.

Esta sobreprotectora mamá exclama frecuentemente: " hubiera querido que alguien me hubiese tendido una mano cuando estaba joven y lo necesité y no haber trabajado de sirvienta como lo hice, a mi niño no lo voy a dejar solito".

Otras "verán" sobre lo que escribo. Pero no tendrán coraje de cortar la rama donde sus pequeñas crías (mayores en edad) descansan, echadas en su egocentrismo y dependencia. "... sería mejor morir - exclama la dolida mamá -a ver si cuando no esté se valgan por sí mismos...", ¡y de seguro lo harán!; o " me iré lejos y lo dejaré a ver que hace" y jamás lo deja solo.

Otras "ven" y desean cortar la rama, pero la disfunción familiar y/o los conflictos conyugales no lo permiten. No siempre la figura materna es la sobreprotectora. Existen casos en que son los padres quienes sobreponen las necesidades, demandas, caprichos de sus hijos e hijas por encima de la figura materna y su posición valorativa de la situación.

Otras "ven" pero sus vampiros logran atemorizarla con su discurso movilizando culpas deteniendo la acción. Deberá ella apoyada de su pareja quien debe "ver", cortar la rama progresiva o súbitamente hasta que sus hijos e hijas logren alzar vuelo.

Recuerdo las palabras dichas de un muchacho de 26 años a su madre que lo motivaba frecuentemente a buscar trabajo y para ello lo despertaba temprano, cuestión difícil para él que disfrutaba del sueño hasta las 4 de la tarde. " ...ante tanta presión tuya madre, he de involucrarme con los paramilitares o guerrilleros, pues ya no me quieres ver en casa." Entonces, la madre lo dejaba dormir antes que cometiera tal desatino.

Cavilemos ahora en ello. Que estas situaciones nos permitan ver mejor. Si conoces algunas otras, compartelas para que despertemos juntos.

Continúo invitándoles cordialmente a participar en la Campaña NADA COMO MAMAR. Protegiendo y fomentando la Lactancia Materna. "De la manifestación virtual a la real. Pon tu grano de afecto"

Buena Semana.

Publicar un comentario