lunes, 16 de agosto de 2010

¿TALÓN DE AQUILES O PIEDRA EN EL ZAPATO?

Las expresiones colectivas, populares o no; tienen mucho que aportar a cavilaciones como la de hoy.
El Talón de Aquiles es una de ellas, hace referencia al punto flaco o débil de una persona o cosa, esa condición interna, emocional, afectiva que tambalea nuestro bienestar causando ansiedad y sin sabores. Muy ligado a lo visceral, precipita en las personas estados de irritabilidad, depresión e ira descontrolada. Es ese nudo que impide ver, pensar, hablar o actuar racionalmente.

Reconocer cual es nuestro talón de Aquiles hace parte del autoconocimiento y para superar esa condición interna se necesita más que fuerza de voluntad.

Es probable que para ello, necesites de una Psicoterapia y/o esclarecimiento de situaciones dolorosas que no puedas por ti mismo/a monitorear. Ligados entonces a los afectos y vinculaciones significativas ese "Talón de Aquiles" nos mueve como marionetas cuando a situaciones parecidas nos enfrentamos en la cotidianidad. Urgente esclarecer ese punto flaco, ¿no te parece?

La piedra en el zapato refiere más a una situación, persona o cosa externa, tropiezos y obstáculos que con percepción e inteligencia podrías vislumbrar.

Pero no cabe duda, que con un Talón de Aquiles muchas piedras en el zapato se incrustaran en tus suelas, más que las propias del caminar de la vida.

Publicar un comentario