sábado, 7 de agosto de 2010

CAMBIO PRESIDENCIAL

Si, en Colombia hoy 7 de agosto habrá cambio presidencial. Por elección democrática el nuevo Presidente de los colombianos será Juan Manuel Santos.
Pero no es de este cambio de liderazgo del que escribo en ésta entrada, sino sobre el deseo de muchos infantes que quieren un cambio en el seno de su pequeña patria: SU HOGAR.
Allí el Presidente eres tu (papá), allí la Presidente eres tu (mamá), y los pequeños no tienen elección democrática ni opción de cambiarlos física y materialmente, pero sorprende que muchos infantes desean el cambio de liderazgo o de dictadura (¿?); quizás en la adolescencia sean más explícitos al decir: "me quiero ir de la casa", "yo no los quiero" y otros más heridos de las vinculaciones parentales diga "no quiero ni vivir, estoy harto".

Sorprende ver a padres y madres indignadas frente a estos deseos y emociones; cuando lejos de sentirse como un padre/madre maltratada es importante no agravar el enfrentamiento y permitir que los hijos expresen sus sentimientos.

Un padre o una madre que han adquirido un vínculo seguro con el hijo/a, esperará que el menor vuelva a expresar su afecto sin chantajes ni manipulaciones, como si lo haría el padre o la madre, que debido a su historia, se sienten heridos y se sientes desvalorizados en su papel parental.

En un país como el nuestro (Colombia) y otros de dominancia religiosa es común que nos refrieguen que se DEBE honrar al padre y a la madre, pero poco nos recuerdan que DEBEMOS como progenitores evitar airarlos, honrarles y respetarles. Y más que un deber de parte y parte, los vínculos seguros surgen de la espontaneidad del amor, el respeto y la aceptación del otro.

Si tu hijo e hija pide a gritos un Cambio presidencial, toma un tiempo para cavilar y concluir qué hay que mejorar en tu rol de padre y en las vinculaciones con tus menores.

Saludos a todos los cavilantes, seguidores, lectores anónimos y también a los ocultos. Recuerden que sus comentarios nutren el proceso de aprendizaje y desaprendizaje en doble vía.

Mis afectos.

Publicar un comentario