jueves, 22 de abril de 2010

NIDO DE AMOR. Artículo 10


¿Qué hombre hay de vosotros,
que si su hijo le pide pan,
le dará una piedra?
¿O si le pide un pescado,
le dará una serpiente?
JESÚS

 
Es la familia entonces, un árbol frondoso donde en soleadas acoge sus miembros para dar sombra y protección.
 
Es la familia el asidero donde sostenerse en momentos de dificultad, es la familia el escudo y la fuerza de quien en ella creció afectuosamente, y así poder afrontar y adaptarse a las circunstancias, superando todas las adversidades de la vida... ¿Y si no es así?
 
Si es la familia guarida de serpientes o hienas que se devoran entre si, desierto árido donde el afecto, el respeto, la tolerancia y la solidaridad son espejismos y escasas nubes que pasean en festividades comerciales como el día de la madre, padre, niño, mujer, hombre, navidad y en los cumpleaños para decir hipócritamente, cual Judas, ¡felicidades!
 
Una cavilación que exhorta al amor y unidad familiar, (padre, madre, hermanos) (madre e hijo/a) (padre e hijo/a) (abuela y tu) (madre, padrastro, hermanos/as) (padre, madrastra, hermanastros) (la tía y tu)(tu esposa/o y tu - con hijos o no) sea tu familia esa persona o personas significativas que comparten contigo la cotidianidad. Si éstos vínculos son llenos de afecto, valoración y aceptación que fuerte nos harán para afrontar las dificultades de la vida, que sanos y felices nos harán para construir otras familias, vivir y disfrutar la pareja, y crear organizados vínculos con nuestros hijos.
 
¿Quién puede dar amor si no lo ha recibido?
¿Quién puede amarse a si mismo si no le han amado?

Eres tu madre, eres tu padre, familia...

infraestructura de la salud mental.

Liliana Castro Morato
Psicóloga, Educadora, Acompañante Perinatal - Doula, Consejera en Lactancia Materna
Servicios Profesionales para la Salud Primal  y el Bienestar Humano
Contacto: 3007253852 Bucaramanga, Colombia.
 
Publicar un comentario