miércoles, 24 de noviembre de 2010

4 As: ARROZ, AUTOESTIMA, ATENCIÓN Y AMOR

Iniciaron las vacaciones de fin de año, los chicos están en casa todo el tiempo. Ahora se pone a prueba la recursividad para hacer de cada día un momento de tranquilidad, pero a la vez de esparcimiento y ocupaciones interesantes en donde los niños se sientan a gusto y felices compartiendo en familia.

Cada día acordar y/o proponer actividades que rompan la rutina es necesario. Máxime cuando hay energía a tutiplen! osea, por montones y como no; con infantes de 10, 6 y 2 años respectivamente.

OPERACIÓN HOGAR le llamamos a nuestro trabajo de equipo. Cada uno pone voluntariamente su granito de acción para colaborar con las tareas de casa y poder salir luego a disfrutar de otras actividades al aire libre.

Mi niña me dice: ¡yo quiero barrer la casa y ponerla bonita! y les aseguro, hace su mejor esfuerzo; por lo que merece toda la felicitación y el reconocimiento. El pequeño le quiere ayudar..... a des - organizar!!! así que hay trabajo para rato!

Escucharles y animarles en sus propias ideas es fantástico. Desde pequeño mi hijo mayor ha deseado cocinar. Y hoy fue su gran día. Algo para mi digno de compartir con ustedes. Un momento como titulé de Arroz, Autoestima, Atención y Amor.

Primero: Ingredientes y procedimiento para hacer un arroz blanco.

Su impulsividad lo hacia verse en la cocina como el chef flash. Al decirle que primero debía copiar las instrucciones para luego seguirlas paso a paso, expresó: ¡ay mami!; pero su motivación por cocinar fue mayor así que iniciamos la labor.

Segundo: Con papel en mano, la compañía de mamá y la mirada sorprendida de sus hermanitos que no podían creer que su hermano mayor preparará parte del almuerzo empezó la tarea de preparar arroz blanco para todos.

Sonriente y decidido dijo: ¡soy un gran chef! Siguió una a una las instrucciones con total atención y cuidado. Un buen ejercicio para su déficit atencional.

Ya con 10 años y buena estatura no hubo ninguna complicación con la estufa. Y optimista hacia planes de próximos desayunos y almuerzos familiares.

Mmmm.. me va a quedar rico mami, cuentale a papá y le llevaré a la abuela! Grabadas muchas sonrisas que por su protección me limito subir aquí.

Un buen ejercicio que aporta a la habilidad para seguir instrucciones, pero sobre todo a fortalecer la estima y autoconcepto, que acompañado del afecto y reconocimiento familiar genera en todos gran satisfacción. Al igual que las pequeñas pero significativas acciones de los demás miembros del hogar, en éste caso de la hermana que prepara la mesa para degustar el arroz blanco que hace su hermano.

No se pierde de vista ningún detalle. A esperar que el arroz esté! Mamá preparará Pechuga de pollo a la plancha, una ensalada y puré de papas para acompañar el apetecido arroz blanco.

Y luego todos a la mesa. El arroz quedó exquisito. El mismo chef que poco consume arroz repitió 3 veces!! Y sus hermanitos también lo hicieron.

FELICITACIONES PARA TODOS Y ESPECIALMENTE PARA TI, HIJO AMADO Y VALIENTE.

Publicar un comentario