viernes, 19 de agosto de 2011

DECIDIR NO TENER HIJOS, UNA OPCION RESPONSABLE

El ser madre y/o padre en un alto porcentaje de casos es una experiencia que llega sin planearse, sin haberse proyectado como un deseo concebido del plan de vida.

Se concibe como natural, como el resultado del ciclo de la sexualidad humana y del devenir de los años.

Sin embargo, tener hijos más que un resultado de las acciones imprevistas debiera ser el resultado de la vivencia consciente de la sexualidad que implica decisión, compromiso y entrega placentera.

Recibir a un ser lleno de la luz resplandeciente de la vida implica la responsabilidad de mantener viva esa llamarada y esa esencia. Y eso, no puede ser posible si la luz propia yace tenue, nublada o apagada por la carga de una vida inconsciente que ha fluido sin sentido y claridad.

Por ello, reconocer y decidir si estamos dispuestos a cuidar, respetar la vida que fluye dentro de un ser que dependerá física y emocionalmente de nosotros por un largo periodo de nuestra vida es una prioridad para consigo mismo y la sociedad.  Es una decisión que nos prepara para el disfrute de darse y de seguir creciendo mientras esa nueva vida nos transforma en su gestación, crecimiento y desarrollo.






Ahora bien, reconocer que aún no podemos compartir el tiempo de vida, que faltan sueños y proyectos por cumplir, que los niños y niñas demandan y  no se está aun preparado, que el Ego esta insatisfecho y pide a gritos ser el Centro...  es una libre y responsable decisión!!

Y más  cuando las acciones seguidas a ese reconocimiento de la condición humana es la planificación para NO tener hijos.

Hay otras razones sin lugar a dudas como las que expone  Raúl E Martinez en la síntesis de respuestas de cientos de parejas que expresan sus motivaciones para tener o no tener hijos. O las que agresivamente expone Tia Xime. Pero indiscutiblemente es necesaria la reflexión antes de procrear y el artículo de José Luis Cano viene como anillo al dedo.

Los hijos e hijas no pueden cargar tus pesadas botas, o hacer realidad tus sueños frustrados, ellos vienen a través de ti, pero no son tuyos como expuso Khalil Gibran; y no pueden seguir llegando por que "sí", por que "toco"; deben llegar por el deseo y la concepción consciente, por el acto responsable que se llama AMOR.

Un amor que se sustenta en la propia estima y el despertar que permita "ver" la propia historia y los sentimientos hacia nuestros progenitores.

Para que así podamos cimentar en la claridad un proyecto de vida CON O SIN HIJOS.

Saludos con #FuerzaOxitocina,

Liliana Castro Morato
Psicóloga, Educadora, Doula y Consejera en Lactancia Materna
en Servicios Profesionales para la  Salud Primal y el Bienestar Humano
Servicios y Contacto
 (+57) 300 725 3852 / Bucaramanga
Publicar un comentario