sábado, 29 de junio de 2013

#ADORMIRFELICES Hablemos de Colecho


Los patrones patriarcales y conductistas frecuentemente dicen al oído de las madres, en todo lugar y a través de varias personas:  "no lo cargues tanto luego te va a manipular", "déjelo dormir solo para que se críe independiente", "póngale una almohadita o muñeco de felpa  al lado para que sienta compañía pero no duerma con él para que luego no tenga problemas", "compre un woki toki pero póngalo en habitación separada de usted, así podrá tener compañía sentimental sin problemas, déjelo solo porque luego la manipulará "... en fin.
 
Los bebés se dejan durmiendo solos  a pesar del llamado mediante el llanto pidiendo estar piel a piel y del llamado mamífero interior de muchas madres a tenerlo cerca evitando la angustia y pensamientos naturales de protección sobre  reflujos o ahogos y otras necesidades que instintivamente despiertan durante la sexualidad maternal. 
 
El ser racional se enfrenta al ser mamífero que naturalmente despierta a las neuronas.
 
Un ser mamífero que confronta los esquemas y al que no se le da valía frente la voz de los llamados "expertos"  colocando noche tras noche a madres separadas de sus hijos, trasnochadas y de mal humor luego de una larga noche para levantarse a observarlo, darle  palmaditas en la pierna para que se duerman "bien", dar la teta a tiempos específicos e ignorar  la voz sabia del interior.


 
  
¿Existen niños y niñas que duermen tranquilos y no necesitan el Colecho?
 
Somos mamíferos y mamíferas, todos y todas necesitamos el calor de mamá. Pero muy seguramente cada historia de vida desde lo perinatal que incluye el proceso gestacional, el estado anímico de la madre y sus condiciones en el contexto que le rodea; el parto y su impacto, el nacimiento y sus repercusiones en lo neuropsicobiológico, el vinculo cimentado desde útero y en las primeras horas y días, la genética, en fin..... harán de niños y niñas más tranquilos y sosegados o harán niños y niñas más demandantes en algunos casos irritantes.
 
Considero estar atento a ello y responder según  las necesidades y manifestaciones de los pequeños alejándose de esos patrones de crianza patriarcales que conducen al desapego y la desatención hacia los niños y niñas como la cuna de las ansiedades, malestares y patologías emocionales.

Tengan presente que el amor no crece sino hay base segura. Esa base segura se llama salud primal y en ella su fundamento: la confianza.


 
 
FELIZ DIA MUNDIAL DEL SUEÑO FELIZ. 29 DE JUNIO #ADORMIRFELICES   
 
Liliana Castro Morato
Psicóloga en Servicios Profesionales para la Salud Primal  y el Bienestar Humano
Contacto: 301 656 9997
 
Pronto estará activa nuestra propia página web!!
Publicar un comentario