viernes, 5 de julio de 2013

DE LA CRIANZA CORPORAL A LA CRIANZA TECNOLOGICA

¿PREPARAMOS EL "CALDO DE CULTIVO" PARA LAS LUDOPATIAS Y OTRAS PSICOPATOLOGIAS DESDE LA NIÑEZ?

Desde el fin de semana pasado he venido cavilando sobre cómo sin consciencia los adultos cultivamos y precipitamos actitudes, malestares, síntomas y conductas infantiles sin la debida reflexión postural movidos por un mundo construido para que veamos en la diversión artificial un espacio sano y en algunos casos "único" para compartir con nuestros hijos e hijas.

Insisto que la propia crianza con sus heridas y huellas "olvidadas" provoca también una medida disociativa / evasiva para justificar y no plantearnos una respuesta clara sobre la poca capacidad que tenemos de interactuar y vincularnos sin usar otros instrumentos más que el propio cuerpo y sus manifestaciones afectivas: mirar, hablar, escuchar, oler, tocar, acariciar, besar, jugar... transformando y recreando las vinculaciones y espacios de compartir gratuitos, naturales  y significativos con hijos e hijas.

Lo contrario y muy frecuente, es recurrir a objetos artificiales, no gratuitos, compras masivas de juguetes de estimulación, clases de estimulación particulares,  programas de televisión, ruido y espacios de juegos tecnológicos en donde llevamos a nuestros niños y niñas desde que inician el caminar.

Y lo escribo así, niños de tan solo 7 meses frente a un aparato en una sala de "play city" u otras que existen en todas las ciudades y centros comerciales no solo de Colombia sino en el mundo.

Al crecer muchos niños y niñas suplican el estar ahí, en las llamadas "ciudades del juego" y me preguntaba los por qué y también enlazaba la famosa frase "estoy aburrido" con la falta de afecto y la falta de crianza corporal que le damos a nuestros hijos e hijas.

Ignorantes de nosotros mismos, pasamos a la siguiente generación los mismos abismos afectivos que nos apresan y huimos de ellos sin consciencia embebiendo a nuestros niños y niñas en caminos de ludopatías y psicopatologías que luego también nos quitarán la tranquilidad.

Huimos del silencio y de lo natural. Huimos de espacios que nos coloquen rostro a rostro, cuerpo a cuerpo y preferimos espacios de distracción, diversión, ruido y multitud. Huimos de la intimidad para estar "rodeados" alejándonos de nosotros mismos.

¿Creen que todo es una casualidad? Miren el vídeo.
video

Nuestros niños y niñas desde temprana edad están "adentro" del mundo de las ludopatías, un mundo "natural" para ellos donde nosotros mismos los llevamos de la mano y con sonrisas.

Y no basta decirles desde la  zona del juego infantil cuando nos preguntan por el Casino que está al frente:  "eso es malo", "allí se bota el dinero" y otras frases sacadas de la educación del miedo.
Es necesaria la educación del sentido, la coherencia, el amor  y la crianza corporal.

Ellos y ellas, en desapego, desamparo, soledad, abandono (y a esto no me refiero a los niños y niñas que salen alejados físicamente de sus progenitores o cuidadores) ... me refiero a nuestros hijos e hijas criados entre nosotros mismos... en la crianza tecnológica.

Liliana Castro Morato
Psicóloga en Servicios Profesionales para la Salud Primal  y el Bienestar Humano
Contacto: 300 7253852
Bucaramanga
Publicar un comentario