martes, 16 de abril de 2013

LA MAYORIA DE LAS PERSONAS ESTAMOS PREPARADOS SISTEMATICAMENTE PARA LA GUERRA Y NO PARA LA PAZ

Sentado frente a mi, "Juan" contaba su sueño: ser oficial del ejército o de la armada y buscar la paz para el país, controlar o eliminar a los subversivos y no permitir que nadie le hiciera más daño a la patria.....
 
Sueños de paz... Podrían ser posibles?
 
Será  "Juan" un protagonista de paz?
 
Imagen tomada en nacaryobsidiana.blogspot.com
 
Ninguna de mis cavilaciones son teorías, ni mucho menos fórmulas aplicables a todos y todas, no son historias estratificadas pues la única categoría aquí es la de ser humano.
 
Solo me permito compartir  pensamientos y sentires con quienes osan leerme en este blog:
 
Juan, tiene 17 años y se enfila para irse al ejército... como muchos - tristemente -  es el único camino que tiene  y no solo en términos concretos dada la situación socioeconómica propia y del país; sino el único camino que le ha dejado la historia emocional de su vida...
 
.... "Siempre he cuidado de mi hermana y de mi madre, no dejaré que mi padre o mi padrastro les hagan daño... de niño fui abusado sexualmente muchas veces, mi padre me grita lo inútil y tonto que soy cada  vez que me ve, siento dolor y pena cuando maltratan a mi madre, quisiera matar pero la vida me da espera, se que soy un muchacho aún, pero ya tendré poder para cambiarlo todo..."  
 
Juan es una sola historia de vida y este un pequeño fragmento; otras historias podrían ilustrar también y mejor la rabia interna que apresa a quienes a través del control y el poder sobre otros buscan caminos de paz,  cuando su mundo interno ha sido abonado desde el maltrato y el desapego.
 
 
 
Veo con tristeza como hemos sido formados y continuamos sistemáticamente formando a otros - sin saberlo -  como robots preparados más para la guerra que para la paz:
 
Algunos nacidos desde una vivencia sexual inconsciente e irresponsable, asumidos como hijos/as  desde la obligación moral y no desde el placer de una vida parental, paridos mecánicamente y desvinculados desde el comienzo, desamparados, abandonados emocionalmente y criados desde la autoridad con los métodos conductistas tradicionales, educados para la competencia, vulnerados en la dignidad y los derechos humanos, inundados de adrenalina y cortisol dada las vicisitudes agobiantes de un sistema político y productivo deshumanizado, en fin ...
 
Adiestrados para sobrevivir, competir y agredir con todas las justificaciones racionales de ello, con conceptos distorsionados de los valores humanos y de la sexualidad....
 
Que a la mínima diferencia con el otro estallamos y nos ponemos en el lado contrario dispuestos a defender posiciones y apercepciones por los medios y las vías que sea.
 
Entonces, a qué lugar se van los sueños de paz?
 
Es probable que esos sueños sean tan solo la idealización como defensa de un estado de indefensión tan doloroso pero que como mecanismo, no contiene la carga agresiva interna provocada por el daño y la fractura a la dignidad, base de la valía humana.
 
Argumentos desconectados y lejos del conocimiento de si mismos que se esfuman al vernos en situaciones que sensibilizan "la piel del alma" donde se halla la herida primal.
 
Y.... Juan?
 
Podrá este joven soñador de paz conectarse consigo logrando la anhelada paz primero dentro de si?
 
El acompañamiento terapéutico le será propicio para que antes de tomar un arma para dominar a otros, y "hacer que se comporten en paz",  pueda sentir en si mismo el bien estar que idealiza?
 
...... y como "Juan" hay tantos seres humanos... unos quieren ser soldados, otros maestros, profesores, profesoras, médicos, enfermeras, mamás, papás....
 
 Hasta pronto Cavilantes.

Liliana Castro Morato
Psicóloga en Servicios Profesionales para la Salud Primal  y el Bienestar Humano
Contacto: 301 656 9997
Publicar un comentario