viernes, 16 de enero de 2015

PALABRAS: NUDOS, ANCLAS O VIENTO. ¿Mamá por que hoy me quieres muerto?

Deseo compartirles una cavilación que parte de una situación vivida familiarSiente, para poner énfasis en la comunicación y sus delicados nudos emocionales
 
Mis críos crecen como crezco yo, el aprendizaje no termina y se teje silencioso en la cotidianidad de la vida.
 
Mi Amado y Valiente ya adolescente lo alientan otras conquistas; mientras que mis dos críos menores se acompañan entre sí en sus intereses cercanos como en las tradicionales discusiones entre hermanos, propias del carácter en formación que pone límites entre mis cosas y las vuestras.
 
Foto tomada de la web
Es así que en algunas ocasiones entro en la escena del "juego o disputa" para dirimir la situación: " ¿Qué pasa aquí? ¿Necesitan ayuda?"
 
Camila de 10: "Es que hay cosas que no deseo prestar - refiere sus marcadores y plastilinas de marcar -  y Resplandeciente las quiere, le he dicho que no; él es muy pequeño para usar de mis cosas que cuido además pues las deseo para el colegio, de lo demás le puedo prestar"
 
Miro a Resplandeciente y pregunto: ¿Qué pasa?
 
 
Resplandeciente de 6: Se acabo lo mío y quiero que me de más para jugar.
 
Camila: Pero yo lo cuido para mi colegio, no le quiero prestar más! Le dije que no gastará del suyo tan rápido pero ya ve. Que juegue con sus carros o haga otra cosa, dile por favor mamá!
 
He explicado a Resplandeciente el sentido y valor que da Camila a su material y un poco molesto al parecer ha comprendido en ese instante; sin embargo en un rato, al despiste de la hermana toma más de su material. Y ha vuelto el conflicto.
 
Le he hablado nuevamente  sobre cuidar el compromiso de no tomar las cosas de su hermana sin su autorización, máxime cuando ella lo ha solicitado. Pero también he propuesto jugar con sus juguetes y en el nuevo día buscar material para él en la papelería.
 
En mi discurso he usado una frase: " No seas tan vivo, respeta y espera"
 
El día nuevo ha llegado y con el nuevo sol; el llamado, la demanda y un enfado.
 
¿Qué pasa hoy Resplandeciente?  Luego del desayuno vamos a buscar lo prometido.
 
Mi pequeño ha llorado. Acompañándole y preguntando  un nudo en la garganta mirándome ha soltado:
 
"¿Mamá por que hoy me quieres muerto? "
 
Por un instante me he paralizado. ¿Muerto? ¿Cómo muerto, sabes que te amo?
 
Tu lo dijiste ayer: Que no este vivo.
 
¿Qué no esté vivo?!!! Hijo, No he dicho tal cosa. 
 
 Y sus hermanos al tiempo han intervenido: "Que no seas tan vivo....!"
 
La situación se ha dialogado, exponiendo el significado de la palabra usada. Es probable que en algún momento retomemos de su interpretación para seguir aclarando ese sentimiento y pensamiento que le invadió.
 
Y deteniéndome en la experiencia cavilo ahora:  CONFIANZA - EXPRESION - SOLUCION.
 
Sin miedo los niños y las niñas pueden exponer sus sentimientos y pensamientos de cara a las figuras parentales. Esa libre exposición esta sujeta a la confianza cimentada en el vínculo parental para saberse escuchado,  sentirse atendido y no censurado en una demanda a fin de brindar una solución. 
 
Es fundamental que las palabras y frases expuestas de padres, madres a críos no se queden instaladas como nudos o anclas en el alma, sino que sean viento que sople fuerte hacia sanos y libres rumbos.
 
He aprendido una lección el día de hoy!
 
Y usted;  puede cavilar y compartir su pensamiento a partir de esta experiencia vivida familiarSiente?
 
Les leo ahora,
 
LILIANA CASTRO MORATO
 
 
 
Publicar un comentario