martes, 29 de julio de 2014

DAR LECHE Y MIEL

"Mamá cuando te enojas no eres dulce" me ha dicho mi hijo de 5 años con su espontanea sabiduría y discernimiento mirándome afectuosamente cuando reposábamos en la cama. Le he abrazado en silencio por un instante, adentrándome en su sentir expuesto luego de haber observado mi firme exhortación hacia sus hermanos mayores por temas de colaboración y responsabilidades en casa.
Mi sabio hijo ha expuesto una verdad que es imposible ocultar cuando humanamente te cargas y te agotas. Y aunque el discurso haya cambiado dado el proceso inacabado de hacer consciencia del patriarcado que me habita, aun el silencio grita el enojo o la frustración que deja el deseo de tener el control. 
Y les comparto ahora mi Cavilación:
La mayoría de mujeres- madres podemos dar Leche, y esta se produce por demanda del hijo/a durante el amamantamiento.  El cuerpo biológico se esfuerza por dar lo mejor de si a la cría... Pero dar Miel es el gran reto que fluye de la propia salud mental y el amor de si misma/o reflejado en el otro en  cada momento compartido. Los vínculos parentales están teñidos de ésta fuente que emana miel no por obligación sino por disfrute y deseo genuino de estar presente.
Ahora, enojarse es humano;  pero la reflexión de mi hijo me ha llevado a tomarme un tiempo... otro tiempo como muchos que deberé tomarme para mi propio crecimiento y liberación. No está de más volver a escribir que no  idealicen mi persona como mi profesión.
Son tantas las anclas que deja la propia crianza, son tantas las palabras del discurso de nuestro cuidadores amarrados en nuestra psiquis... borrar el sentimiento de desamparo, la soledad, el miedo, la tristeza, la rabia o los celos entre otros sentimientos cultivados durante los procesos de crecimiento y desarrollo primales y durante la niñez no es fácil ... hemos sido controlados, habituados y esa ilusión de poder nos habita silenciosamente...
Estoy leyendo nuevamente un viejo libro que me regalo Don Juan Pabón, Abogado de la ciudad de Barranquilla en mis tiempos de juventud; éste se titula MÚSICA TRANSPERSONAL  y en él una Meditación "Danzando al Filo de la Navaja"  de Keith Jarret que me acompaña por éstos días:
Foto: LES COMPARTO LA MEDITACION QUE ME ACOMPAÑA ESTA TARDE: DANZANDO AL FILO DE LA NAVAJA Por Keith Jarret.
"Todo aquello que colabora en tu estabilidad, mas tarde te impide fluir en libertad. El peligro es la cristalización; todas las cosas tienden a cristalizarse, pero cuando mas temprano lo haces menos estas vivo...Todo lo que crea una secuencia, una reiteración, puede crear un ancla. Esto primero es consciente, pero luego se torna inconsciente y ya no es simplemente un ancla: es un habito....  Un ancla, un habito es una amarra.. Una amarra nos impide danzar. Cuando la música está danzando mas que yo...debo despertar! Toda ancla nos impide danzar.. YO ELIJO SER SOPLADO POR EL VIENTO, CONOCIENDO EL VIENTO PUEDO FLUIR CON EL.  Una cosa es ser soplado y otra arrastrado..."
"Todo aquello que colabora en tu estabilidad, mas tarde te impide fluir en libertad. El peligro es la cristalización; todas las cosas tienden a cristalizarse, pero cuando mas temprano lo haces menos estas vivo...Todo lo que crea una secuencia, una reiteración, puede crear un ancla. Esto primero es consciente, pero luego se torna inconsciente y ya no es simplemente un ancla: es un habito.... Un ancla, un habito es una amarra.. Una amarra nos impide danzar. Cuando la música está danzando mas que yo...debo despertar! Toda ancla nos impide danzar.. YO ELIJO SER SOPLADO POR EL VIENTO, CONOCIENDO EL VIENTO PUEDO FLUIR CON EL. Una cosa es ser soplado y otra arrastrado.."
Vuelvo pronto,

LILIANA CASTRO MORATO
En Facebook: https://www.facebook.com/psiclilianacastromorato/
Contacto: 300 725 3852 Bucaramanga, Colombia 
Publicar un comentario