miércoles, 6 de junio de 2012

¿AHORA LOS NUEVOS "PABLITOS" SERAN POR CULPA DE LA TELE?

Escucho con bastante frecuencia comentarios de preocupación dada la emisión de la serie "Escobar, el patrón del mal" desarrollada en la televisión colombiana por este tiempo... u otras que de seguro seguirán apareciendo para conseguir el anhelado rating en televisión y ganar la competencia entre los canales nacionales.

No justifico la presencia en nuestros medios de historias plagadas de violencia, algunos mencionan esto como una "apología al delito"; pero tanta alusión a este tema y  su relación con la posible aparición e incremento de conductas disociales o antisociales ( vida del  infante y adolescente) me lleva a ésta cavilación:

¿Prohibir o acompañar? ¿Censurar o autocuestionarme?

Considero inadecuado que niños, niñas, preadolescentes y adolescentes observen el seriado  sin el acompañamiento apropiado que permita despejar dudas que surgieran al ver la historia, veracidad o ficción en los hechos presentados, dolores y perdidas históricas de la sociedad colombiana, responsabilidad de actores en la sociedad; esto incluye los medios de comunicación, la política y la sociedad civil, etc.

Sin embargo, aunque cada tribu familiar decide según sus propios criterios, es innegable que la violencia ha sido parte de la realidad de calles, ciudades y territorios; especialmente en los espacios íntimos, en el hogar. 

La invitación entonces, se dirige al autoconocimiento, autocuestionamiento y de la historia. La sociedad adultocéntrica tiene la incapacidad de asumir sus conductas y es proclive a señalar, culpabilizar y delegar afuera lo que es su competencia.
 

Expuso Alice Miller en el Saber Proscrito: "... el niño no aprende a ser cruel contemplando la crueldad (por ejemplo en el televisor), sino solamente si la padece en su propia carne y se ve forzado a reprimir sus sufrimientos"

"... es de los adultos de quien el niño falto de amor aprende a odiar, a atormentar y a camuflar tales sentimientos  con mentiras e hipocresías"

Insistimos en poner normas, limites, castigos; en reprimir, educar, alienar... sin dedicarnos en  mayor manera a respetar, amar, aceptar, acompañar, jugar.....

Y cuando la sociedad toda enferma dada su salud primal,  se enfrenta a los actos de crueldad que son noticia en los medios nacionales y otros masivos de comunicación; crueldades hacia mujeres, niños, niñas, etc. por parte de psicópatas u otros enfermos del desamparo emocional.... Seguimos culpabilizando, castigando, reprimiendo.... sin mirar donde se origina, cultiva y perpetua el malestar humano....

Y no falta quien ligeramente diga: "le faltó fue más correa", o eso "es culpa de las telenovelas nacionales".

Sin duda  y para terminar esta cavilación, es poco lo que aportan los medios de comunicación; pero no debemos delegar a ellos, la responsabilidad de todos nuestros males....

Liliana Castro Morato
about.me/lilianacastromorato
Contacto: 3007253852

Publicar un comentario