sábado, 12 de mayo de 2012

MENOS MATERNIDADES SACRIFICADAS Y MAS MATERNIDADES GOZOSAS

En estas fechas de mayo donde tradicionalmente se celebra el día de la madre cavilo respecto a tantas maternidades que llegaron sin deseo, consciencia y plenitud.

Aquellas que invadieron los espacios de la mujer que sin haber vivido y disfrutado suficientes experiencias de vida renunció  a sus deseos y sueños frente al rol intempestivo de la maternidad.

Recuerdo un estado que desde la red social de Facebook anunciaba:

"un minuto de silencio por aquellas mujeres que se hicieron madres sin haber disfrutado sus orgasmos!"

¡Nada lejos de la realidad!


Y allí está Mafalda preguntándole a su madre:  "Mamá ¿Que te gustaría ser si vivieras?

Y es que una maternidad sacrificada llena de renuncias es tan sombría y desgastada.

La sociedad ha puesto un alto valor a la misma, como al perdón obligado e hipócrita de las religiones; pero que en su corriente solapada de amor reprime tanta ira, agresiones y abusos que en oculto son propiciados a los indefensos.

Ninguna mujer esta obligada a ser madre, aunque no estoy defendiendo el aborto por el aborto mismo, tema que abordé en una anterior entrada. Pero en consecuencia responsable, la que no desee serlo debe empoderarse de su sexualidad para vivirla sin este ciclo que compete a la maternidad.



Dado que la maternidad es sexualidad debe vivirse desde el deseo y la entrega. No desde la renuncia o la obligatoriedad.

Así que si no deseas entregar de tu tiempo, de tus bienes materiales... si es más importante tu profesión, tu negocio, tus planes de viaje, tus deseos de ser la mejor en tu campo, sigue viviendo tu estilo de vida liberal con responsabilidad sexual (previniendo embarazos no planeados)  y no te sientas culpable, no todas/ ni todos poseemos las competencias parentales para ser madres/ como padres  y no es por tanto ninguna obligación serlo si no lo deseas realmente.

La frase de Boris Cyrulnik no es equívoca al mencionar que ningún hijo se escapa de la historia de sus progenitores. Por tanto, empoderate de amor de si, conoce tus sombras y flaquezas, disfruta de los orgasmos de la vida; y solo si, sientes el deseo profundo de entregar de lo mejor de ti a otro ser humano ... vive con gozo y consciencia tu sexualidad maternal.

Sin idealismos color rosa pero con  sincera entrega y amor. No hay Madre Perfecta, Somos Humanas!!!  Y, un punto importante, no somos superheroés, necesitamos Tribu.

Una madre sostenida puede brindar mejores brazos.
Vincula a tu pareja a las tareas de cuidado como también ...

Busca espacios para hablar sobre tu Maternidad o Maternidades.

Y si no eres Madre, no esperes serlo para saber de qué trata y la responsabilidad que conlleva. 
Infórmate para que en verdad puedas decidir en libertad.

Liliana Castro Morato
Psicóloga en Servicios Profesionales para la Salud Primal  y el Bienestar Humano
 

Publicar un comentario