sábado, 20 de marzo de 2010

ES DIFICIL AMAR, AFORTUNADOS LOS QUE APRENDER A HACERLO Y ¡VIVEN JUNTOS!

El concepto de amor maduro que he trasmitido en el blog, es aquel que aprende el disfrute de dar y recibir, que permite el crecimiento individual y compartido que se jalona en un proyecto de vivir muchos y constantes momentos gratos y felices juntos. Algo bien complicado, para quienes tenemos un niño egocéntrico y narcisista dentro.

Cuando simplemente la llegada de "alguien" a nuestras vidas es un bote para huir de la soledad o la rutina, un salva vidas para llenar necesidades neuróticas, un corcho para cubrir la punta de la espada que ha dejado un tormentoso amorío, un sostén para no caer en la desdicha económica, en fin; un espejismo que sólo por un tiempo no determinado empañará la verdadera realidad de nuestra condición humana, una ilusión que se esfumará con las pruebas cotidianas que solo el amor maduro podría quizás soportar. Volveremos a sufrir y sentir ansiedad como niños desprovistos del sostenimiento materno.

Por ello, es ineludible, un profundo autoconocimiento para no caer en las trampas del enamoramiento, el sexo y apegos que traen consigo mayores tristezas y dolores.

Nuestra historia de vida, las experiencias tempranas, la calidad de los vínculos significativos, nuestra relación con progenitores y hermanos, son marcadores que proyectan nuestras actuales dinámicas afectivas.

Considero que no todos los seres humanos disfrutamos la vida marital, (bastante idealizada, por cierto) debido a que no hemos aprendido a vincularnos y disfrutar en la misma medida el dar y recibir.

La boda perfecta y la luna de miel rápida y estrepitosamente se derrumban con las tareas domésticas, el pago de los servicios públicos, la pérdida de autonomía, los olores del cuerpo que no son precisamente el fino perfume francés que solíamos disfrutar en las citas románticas, los diferentes gustos y aficiones, y ¡si llegan los hijos! controversias que van y vienen, y ese apasionado enamoramiento e ideal amor capaz de transformar el mundo queda en el pasado.

Así lo demuestra, la experiencia de la editora de la Revista Cambio, María Elvira Samper quien expuso en éste documento su impresión sobre la vida marital tras su separación. Impresión que hoy por hoy comparten muchas mujeres y hombres que prefieren como dice la editora Samper, "mejor juntos pero no revueltos" ..."lava, mejor dicho - le lavan - los calzoncillos en su propia casa".

Entiendo que Dar y Recibir es una ardua, complicada y difícil tarea del amor maduro, que pone a prueba la afinidad y compatibilidad emocional, así como la madurez y salud mental del hombre y la mujer que conforman la pareja.

Indiscutiblemente la disposición de disfrutar mayores y constantes momentos felices juntos, esta directamente relacionado, a la disposición de estar gratamente satisfecho y feliz consigo mismo. Esta autoestima enriquece la vida de pareja y aporta a la solución de los conflictos y altercados propios de la convivencia.

Por tanto, si tu experiencia de vida te predispone a ser infeliz y no tienes conciencia de ésto, por mucho "amor" que creas sentir, caerás atrapado en la telaraña de una neurosis que no te permitirá suplir las necesidades de tu pareja ni disfrutar el recibir de ella cierto grado de satisfacción.

La monotonía, la disfunción de pareja, la disminución de la libido, la agresión, los celos, la culpa, etc. aparecerán como la punta de un iceberg cuya estructura es la dinámica de tu personalidad.

Ante ésto, dos opciones:

  • 1)el camino de una psicoterapia que permita hacer consciencia de los propios conflictos para abordar tu vida de pareja con madurez;
  • o 2) el aparente disfrute de una vida sin compromisos afectivos. -De éste estilo de vida, cavilaremos en otra entrada-.
Mientras piensas en lo que te propongo a continuación, dale click al video, una canción para mi muy diciente y bella como casi todas las de éste compositor y cantante.

En verdad es difícil amar, afortunados los que aprenden a hacerlo y ¡viven en pareja!

¿Tu lo has conseguido?

Comparte tu experiencia y escribe tu receta para el amor. !Anímate a comentar!

Publicar un comentario