domingo, 15 de julio de 2012

YO NO AYUDO A NADIE. NADIE ME AYUDA A MI. CADA UNO SE AYUDA A SI MISMO.

Desde mi rincón  de lecturas, cavilaciones y escritos reciban un saludo cordial. 

Llena de papelitos en borrador escritos a mano en lápiz Mongol o con un lapícero extraño pues los propios se extravian sin decir donde estan  y vuelven a aparecer entre los juguetes de mi  hijo menor,  entre los papeles y dibujos de mi hijo mayor o en los dibujos acorazonados de mi dulce Mujercita;

esta noche luego de haber  tomado un largo y continuo tiempo en divagar sobre algunas cosas comparto con ustedes este título ligado a esa profunda sensación de frustración que se genera cuando alguien pretende que seas una "maga" de sus problemas, porque cree que  se ha actuado "magicamente" sobre los propios.

Es sano precisar que, la "magia" en los procesos humanos no existe.

No hay nada acabado ni finito ni permanente ni rigido ni formulado; es un descubrir, aceptar, elaborar, fluir sin culpas, redescubrir, disfrutar, fluir y construir, sabiendo que nadie más que uno mismo es quien puede reinventarse y recrearse, luego de haber identificado, vomitado y gemido el dolor emocional individual, asumiendo con berraquera la propia vida, los pasos dados en ella, las decisiones y todo lo que ello conlleva.

Amo mi profesión, pero la visión que de ella tengo ahora esta lejos del marketing y la propuesta comercial de la Psicóloga "curalotodo", tampoco comparto técnicas ni adiestro niños, niñas ni familias ni pongo etiquetas luego de pruebas psicotécnicas,etc.

(Confieso que en el pasado lo hice)

Hoy solo acompaño y oriento desde el discurso del otro,  lo que me permite "ver" mi competencia humana liberada de los bloqueos que mi propia vida, la cultura, la formación, etc. me habian impuesto.  A fin que cada uno encuentre su propio camino. 

Por supuesto que mi Ego se molesta, tantos años de estudio para escribir que NO AYUDO A NADIE.

Pero eso creo. Solo UNO MISMO PUEDE SALVAGUARDAR LA PROPIA EXISTENCIA, como también hundido en la propia neurosis puede diluirse todo intento para ello, continuando entonces culpabilizando a los demás y/o  pretender siempre que  sea otro quien arregle los propios problemas.

Si alguien viene a mi pretendiendo en este tiempo que sea yo la que intervenga para que se cambien y transformen aspectos de su vida o de las personas de su vida solo me queda decirle, compre un espejo y si luego de verse durante un largo rato observa que usted puede hacer algo por si mismo, vuelva que de seguro tendrá mi compañia lúcida y respetuosa para seguir hacia el encuentro de lo que desea.

Creo que estoy muy dura esta noche.

Pero quizás hasta esta noche agradezco a quien un día cuando perdida de mi misma buscaba ayuda en el "otro" me dijo estas palabras: "No puedo escucharte, si aún ni siquiera tu te escuchas".

Como mujer y madre divague años atrás en muchos consultorios, pagando para que me dieran "fórmulas"  que nunca sirvieron. En vez de libertad, ataron mis pasos  y con ello cegaron el camino.

Por eso era importante para mi resaltar esta noche  que el "camino claro" está dentro de nosotros mismos, jamás fuera de si.



Vuelvo luego a profundizar esta cavilación, siento que faltan detalles importantes por decir pero el sueño me arropa y un pequeño pie me invita. Buenas noches.
Publicar un comentario