jueves, 2 de junio de 2011

ES MAS FACIL QUITAR , QUE DAR!


 
HACIA UNA NUEVA PATERNIDAD Y MATERNIDAD.

Cuando un niño o niña se comporta "mal", llámese bajo este término toda conducta que no cumple las expectativas de un adulto que "educa" o pretende hacerlo, en la gran mayoría de los casos bajo el precepto de sumisión/dominación: "aquí se hace lo que yo diga por que si" ; es muy común escuchar  consejos entre padres y madres como: "Si no se porta bien, quítele lo que más le gusta y verá...!" o " no le compre lo que le pida, dígale que las cosas se las tiene que ganar"...etc.

El niño con "mal" comportamiento es frecuentemente preso de castigos ya que así, generación tras generación con el aval de algunos estilos de educación y teorías psicológicas se han dominado educado las conductas impulsivas de los niños y niñas para poder alienarlos en la sociedad. 
 
El adulto por tanto, no busca otros recursos para vincularse y es preso de la frustración que causa que el "otro" no haga lo que se le dice, ni cumpla con las expectativas que se espera de él; recurriendo ligeramente al patrón de relación sumisión/dominación.

Actitudes y conductas asumidas por padres, madres, cuidadores, cuidadoras y docentes que con la amenaza o la acción de negar, retirar o quitar pretenden modificar la conducta indeseada.

- Siéntese en el puesto, porque si no le pongo un 1.0 dice la docente.
- Te castigaré y no irás este fin de semana a tu práctica deportiva ni te reunirás con tu amigo a  jugar.
- Te quedarás castigado en casa.
- Sal del salón, vete a coordinación de disciplina, no entrarás más a mi clase.
- Si continúa con ese comportamiento deberá ser retirado del colegio.
- Etc., etc.

Indiscutiblemente, es más fácil quitar que dar.

Si en vez de quitar, retirar, negar, alejarnos del niño o niña que irrumpe con su actuar causando molestia a nuestro ego, reconociéramos la frustración que nos causa a nuestro fuero interno y,

en vez de esforzarnos por modificarle a él; llenos de coraje y consciencia ilumináramos nuestra sombra vinculándonos desde el amor, la aceptación, el respeto;

y no por una vez, sino cada oportunidad en que se nos nuble el panorama o se hiera nuestro narciso y omnipotente niño interno también castigado y herido, pero reprimido y disociado.

De seguro, nuestra vinculación causaría el milagro que tanto deseamos para él pero que aún no logramos dentro de nosotros.

Esta es la Nueva Maternidad  - Paternidad, esta es la Revolución que el mundo necesita y que haría que muchas cosas que vivimos fueran diferentes.

No es fácil, lo sé... pero es urgente y necesaria una mejor manera de amar y educar. Pues las conductas impulsivas y llamadas "inadecuadas" de seguro pasan con el madurar del niño o la niña:

más el daño causado a su estima y amor propio perdurará siempre.... pues el maltrato NO se borra.

Saludos a nuestras amigas y amigos de la blogosfera maternal. Y a Ileanna por su invitación al Gran Sorteo desde TENEMOS TETAS!  y ustedes amigos y amigas CAVILANTES mi afecto desde este rincón de mi tierra Colombiana. 
 
Con #FuerzaOxitocina,
 
Liliana Castro Morato
Psicóloga en Servicios Profesionales para la Salud Primal y el Bienestar Humano
Móvil (+57) 300 7253852
Bucaramanga, Colombia
Publicar un comentario