jueves, 20 de octubre de 2011

LUGAR DE TRABAJO: Hogar. PROFESION: Ama de casa y madre

También para los Amos de Casa y Padres
Desearía fueran mucho más!! 

Me ha encantado esta entrada de ¡Anda, si es mamá! donde nos refiere una reflexión de Eleanor Roosevelt; Primera Dama Estadounidense, esposa de Franklin Delano Roosevelt, escritora, activista de los derechos humanos y feminista: 

 
Debo confesar que en el pasado, me he inscrito en cuestionarios como "ama de casa" sin sentir la más mínima vergüenza.

Ahora critico mi denominación de “escritora” o "catedrática”, porque paso la mayor parte de las horas del día trabajando en vez de atendiendo las necesidades de mi hogar y de mis hijos e invitados, como solía hacer en el pasado.


En aquellos tiempos, yo denominaba mi ocupación como "ama de casa" y me sentía muy orgullosa de ello.

Estoy bastante segura de que ninguna mujer se sentiría humillada por dicho título. Cuando uno combina las demandas de llevar una casa con el cuidado y la crianza de niños, hay que estar tan preparado, que yo diría que clasificada entre las profesiones más demandantes del mundo.

(...) Más gente es afectada por el trabajo de una madre y ama de casa, que cualquier negocio o empresa, sin importar qué grande sea ésta.

 Cita extraída de: http://www.miheroe.org/hero.asp?hero=eleanorroosevelt referida el 17 de octubre de 1955.


Y aunque sin duda hace falta que la sociedad en su conjunto de valor a ésta profesión priorizando políticas públicas a favor de la maternidad,  el parto, la lactancia y la economía de cuidado;  considero que hace falta MAS aún que las propias mujeres miremos en ella su valor, asumamos su grandeza y luchemos por derechos que nos son propios favoreciendo estos espacios de cuidado, garante de la salud propia y de nuestros niños/as; lejos de luchas de género que nos han demostrado lo competente que somos en los escenarios productivos capitalistas pero que han alejado a muchas mujeres de su deseo maternal de cuidado permanente o por tiempos considerados especiales de sus hijos e hijas.

Pues son vulnerados en mayor despliegue y naturalidad los derechos de las mujeres durante el parto, los derechos de la mujer para dar y del niño para recibir la lactancia exclusiva como recomiendan la OMS y UNICEF; que los derechos laborales que se adquieren en alguna u otra ocupación y profesión.  Y aunque se maltrata a la mujer en varios escenarios, desde mi humilde opinión mas que violencia de género, ésta es una violencia de Poder.
 


¿Ya viste el video?

La salida  de la mujer de casa no consiguió que el hombre entrara en ella, expuso la amiga, colega y madre  chilena Leslie Power Labbe, pero si que nuestros hijos e hijas quedaran solos,  en desamparo o institucionalizados con las derivadas consecuencias de ello que incrementan día a día las consultas en Psicología, la patologización y medicalización excesiva de nuestros infantes.  

Comparto tal afirmación, siendo protagonista del rol de ama de casa, madre de 3 chicos y psicóloga conozco el sobre esfuerzo que se hace en muchas ocasiones para atender las demandas de estos "oficios" .

Por ejemplo, una cavilación la escribo a pedazos durante uno,  dos o tres días, en  ratos de descanso,  mientras mi hijo menor duerme, los mayores están en el cole o durante la noche, luego de haberles atendido en su comida, tareas escolares, compartido con ellos sus novedosas y diarias solicitudes, escuchado lo que les paso en el día con sus amigos, contestado sus preguntas, dando teta eventualmente....... Cuando se ha logrado publicar ya también he compartido momentos, asuntos y debates con mi esposo como pareja, de los haberes de la casa,  de los mismos hijos, del colegio, de las cuentas..... y también,  se ha sacado la  ropa de la lavadora, se atendió la llamada de "Mile" que pregunta cuando puede visitarnos o se ha atendido a "Vivi", "Sarita" o "Jonas" .... en fin; se viven muchos momentos al día y se quisiera estirar el tiempo... para otros y más placeres.

¿No creen que se requiere tener un alto y competente perfil profesional para ello sin desdibujarse?

Y no hablo por lo que logró hacer entre unos y otros días. Unos  tranquilos, otros llenos de adrenalina, sino lo que logramos hacer muchas mujeres,  madres  y amas de casa en el mundo. (También hombres y padres que comparten tareas de cuidado)   

Es indiscutible que para asumir cada rol,  cumplir con la tarea de atender los oficios de la casa, el cuidado y la crianza de  los hijos (de edades diferentes por cierto) y desplegarse como mujer + profesional sin el apoyo socio familiar  es una seria labor titánica. Por ello es necesario detenerse, mirarse, revisar, relajarse, consentirse para continuar....

Con apoyo o sin éste, cada rol y momento debe flexibilizarse dando prioridad sin duda a las necesidades psicobiológicas de los niños pues en la medida de su crecimiento y fluida autonomía se abrirán los espacios individuales y de la pareja. Sin que ésto implique abandonarse como persona y descuidar la relación durante el camino.

Asumir las decisiones luego de diálogos abiertos,  conscientes y compartidos en el plano de pareja y la familia en bien  estar es sano para todos.


Como expreso la bella Eleanor  "... Más gente es afectada por el trabajo de una madre y ama de casa, (acuñaría el del padre también) que cualquier negocio o empresa, sin importar qué grande sea ésta."

Por ello decidir desde la luz de la consciencia el ser padre y madre es una prioridad.

¿Contamos con los recursos internos (madurez emocional)  y externos (tiempo, espacio, economía...) para desempeñarnos en esta profesión? 

¿Reconocemos que al nacimiento de los hijos e hijas se adquirirá la mayor de las misiones y que ésta debe asumirse libre, placenteramente y no como un sacrificio del mal llamado amor que ate a nuestros niños y niñas a acciones de maltrato en sus sutiles o máximas expresiones? 

¿Sabemos que amor es compromiso de cuidado y no solo un abstracto y romántico sentimiento?

Sin idealismos se disfrutan maravillosos momentos de crecimiento y desarrollo. También aparecen lágrimas de frustración y enojo. La dicha de saborearse mutuamente, sentir al otro, intuir y emocionarse en la comprensión,  atención de necesidades y sentimientos de pareja y de  nuestros pequeños es algo mágico. La motivación de vida y crecimiento fluye dentro cada día al sentir que tu latido impacta al otro. Hacer una comida sabiendo que tu sazón es único para ellos es un bálsamo de alegría, aunque también (hablo por mi) es abrumante lavar la loza y atender mecánica o cotidianamente algunas labores.  

Mujer, ama de Casa y Madre
también valdría hombre, varón de hogar y padre
cuán valiosas son tus misiones
el de ser feliz
y compartir la dicha de vivir
con quienes te rodean
y miran tus ojos
para con tu luz iniciar
el propio camino de vida.
Publicar un comentario