viernes, 10 de junio de 2011

ENCUENTRO CON MI SER MATERNAL (2)


La situación de HABIBA y su bebé de 15 meses, separadas arbitrariamente sin pensar en las consecuencias caóticas de la ruptura del vínculo madre/hijo me ha devuelto en el tiempo y permitido que fluya esta cavilación.

Las necesidades del bebé, sus derechos, sus sentimientos y emociones, el cuidado de su bienestar psicológico  deben ser una prioridad, y por ello me uno a la causa y le digo a el IMMF PERMITA QUE HABIBA AMAMANTE Y ESTE CON SU NIÑA YA!

La primera violación, lo peor que le puede ocurrir a cualquier criatura recién nacida es la separación de su madre, su hábitat normal. (Nils Bergman)


Evitar el sufrimiento en un niño o niña es sembrar bienestar colectivo e individual. Después de 10 años creo que si mis errores, aprendizajes y desaprendizajes pueden ayudar a los míos y a los otros; entonces no han sido en vano y han dado valía a mi humanidad.

Cavilo ahora:

Mi primer embarazo fue sin duda un proceso gestacional difícil... un camino recorrido con dolor los primeros 3 meses del rechazo hacia la aceptación, y mi corazón que en aquel entonces no danzaba bien ... ya había superado una "muerte súbita" que me llevo por 3 meses a una unidad de cuidados intensivos pero aún me acaecían síncopes que se hacían más frecuentes al ir creciendo mes tras mes mi vientre.

El bebé dentro de mí se recogía tras cualquier evento electrofisiológico y yo estaba llena de miedo, aunque no lo demostraba...

Tras un desembarazo de 35 semanas nació mi AMADO y VALIENTE bebé. Debido a los dos procesos de anestesia ( general durante el nacimiento + epidural post nacimiento) por recomendación de los especialistas que consideraban que mi corazón no soportaría el dolor - que al final si sentí - nació mi primer hijo pequeñito y deprimido, con un sistema digestivo que no funcionaba - eso me dijeron - y amarillito...

No lo vi sino a las 10 horas posteriores y ningún familiar logró verlo antes que yo, pues no permitían sino el ingreso de su padre y de su madre. El padre biológico irresponsable y ausente, y yo paralizada aún...

...recuerdo como llovía en ese Agosto del año 2.000 y cuando en silla de ruedas lograron trasladarme a la unidad de cuidado neonatal, pude conocer a mi bebé que parecía un "cristo crucificado" lleno de sondas y canalizaciones; me sentí tan culpable como impotente. Y mi ignorancia en aquel entonces, no me permitió ver y luchar por estar con él piel a piel brindándole la confianza, seguridad y alimento físico y emocional que tanto él como yo necesitábamos en ese momento.... 

Durante 11 días solo lograba verlo a las 7 a.m, 2 p.m y 5 p.m; por espacios de 30 minutos!!!.... y ni siquiera para abrazarlo y lactarlo, solo para verle, hablarle tras el vidrio de la incubadora;  y la verdad recuerdo que solo le cantaba una canción cristiana que mi madre me había enseñado rogándole a la vida y a Dios una oportunidad de amor entre los dos....

Yo estaba fuera del hospital desde el segundo día de su nacimiento y aún así, en medio de la lluvia y los ventarrones de Agosto; con una cesárea practicada hacia 48 horas deambulaba alrededor del Hospital para cumplir con los horarios institucionales e irme con el corazón destrozado a las 6 de la tarde para el apartamento de mi mamá al otro lado de la ciudad...

...cada día despertaba muy temprano para ir a verlo en horario de 7 a.m. cada vez que subía y bajaba del taxi se me salían las lágrimas por el dolor de aquella cesárea que me habían practicado, pero el deseo de verlo y estar al lado de mi recién nacido me hacían respirar con valentía y subir hacia el Séptimo piso de aquel Hospital en el barrio Lagos de Floridablanca, 

...pero él,  pequeño inocente y desamparado no sabía de mi osadía y esfuerzo diario... Sin duda se sintió abandonado, solo y preso de una angustia inimaginable que causó una herida primal, un impacto de por vida como referencia Nils Bergman, Michel Odent y Calsida Rodrigañez.

Cada día por 10 días partía del hospital a casa sin respuestas y solo el onceavo día logré tenerlo entre mis brazos y ponerle mi pecho - que por cierto - también había pasado por dolores, enrojecimiento e inicio de una mastitis dolorosa por aquella separación drástica que sin lugar a dudas, fue injustificada.

... cuando lo cargué lloré muchísimo y no lo entregué más, creo que pegarlo a mi pecho lo estabilizó y pude salir de aquel hospital ese día con él en mis brazos.  Posteriormente fueron noches largas de llanto, desnuda y con él pegado a mi pecho lo consolaba, sus manitas no cerraban, estaba tan estresado y ansioso, su llegada al mundo no fue cálida ni mucho menos tranquila...  algo me decía que debía hacerlo (cargarlo piel a piel, estar con él)  pero sin duda era torpe, temerosa e insegura;  ninguna de mis notas académicas me mostró el buen proceder. Era la lucha de mi instinto, los "conocimientos" y las recomendaciones sociales de crianza anti - natural; además presa de mis  miedos y mis sombras no logré ver en aquel entonces que su herida yacía dentro de él. 

Años después sentía e intuía dentro de mi que algo no andaba bien, pero no le daba un nombre.

Algunos por sus conductas agresivas y oposicionistas le decían rebelde, temperamental... luego a su escolarización y por sus síntomas le llamaron Hiperactivo; pero luego de escudriñar con consciencia mi interior y nuestra historia he de reconocer que mi hijo tiene una herida primal, la pérdida de la confianza básica que es para mí HOY más importante que eliminar, manejar, adiestrar su habilidad de atención y concentración para que rinda y llene las expectativas de la sociedad adulta que me incluye.

Recordemos que el término “periodo primal” lo acuñó Michel Odent en 1986 y se refiere a la etapa que cubre el periodo de desarrollo intrauterino, parto y primer año de vida extrauterina. Hasta hace poco había una total ignorancia sobre el efecto que tendría esa etapa de nuestro desarrollo en nuestra vida. Hoy yo lo sé.


Pero también sé, que aunque esa herida fue provocada y peor aún, mal tratada durante años de inconsciencia  e ignorancia emocional, el coraje que da ver, sentir y actuar con consciencia y sinceridad pueden abrir paso a nuevos caminos más claros y con esperanza.  

Y si delante de mi, ya no hay un pequeño niño sino un niño que se hace hombre, no hay más que llenarse de amor y coraje para afrontar nuestra verdad para romper con el miedo, la sombra y decidir un camino de bien estar desde dentro.

Nadie dice que es fácil, yo lo sé; pero es urgente y necesario. Por ello me uno a la causa y desde mi tierra, mi espacio, mi labor con la FUNDACION CAMINO CLARO expreso: Devuélvanle a Habiba su bebé YA!! 

Además alzo mi voz y siembro con mi accionar en la Fundación Camino Claro y a través de mis servicios profesionales en  la promoción del buen trato y el respeto desde el primer respiro, diciendo NO a todo tipo de violencia patriarcal y visibilizando por ello la VIOLENCIA OBSTETRICA que es evidente en este relato como en los relatos de muchas mujeres durante la gestación, el trabajo de parto,  la atención de SU parto y su puerperio inmediato.

Liliana Castro Morato
Psicóloga en Servicios Profesionales para la Salud Primal  y el Bienestar Humano
Contacto: 301 656 9997
 

jueves, 9 de junio de 2011

MI CALIFICACION TAMBIEN ES TU CALIFICACION

El aprovechamiento escolar y su disfrute en el estudiante es una tarea de TODOS. Sin lugar a dudas es el resultado del Bien Estar del niño y de la niña en su contexto Personal, Familiar, Social y Escolar. Y en cada contexto la responsabilidad de la sociedad adulta que le rodea.

Por lo tanto, ningún adulto que rodea al niño y la niña debe "lavarse las manos" frente a ello.

El niño y la niña deben ser apoyados, motivados, alentados y es nuestro deber individual y colectivo brindar las herramientas y estrategias desde nuestro ser personal, maternal, paternal  y/o profesional (en el caso de los docentes)  para que la "calificación" sea un resultado de; un todo motivante en donde papá, mamá, docente y adultos que rodean el menor hagan su mayor aporte.


Sin conciencia de ello, sorprende escuchar-nos a padres, madres y docentes culpabilizando al niño y la niña.

Y es inconcebible que profesionales de la educación se expresen en términos como: "lo único que me interesa es que su niño no moleste y deje trabajar a los demás",  "..él ya está perdido", " va perdiendo la materia, no hace nada en clase", yo cumplo con darle actividades de refuerzo para que las haga...", "...ese no es mi trabajo, ya está grandecito para que sea responsable y haga sus cosas...", etc... al estilo de un maestro/a de Universidad en donde se supone hay una motivación intrínseca del estudiante adulto y aún así, allí el docente y el estudiante son seres humanos interactuando!!

Por tanto, es increíble encontrar este tipo de docentes en aulas de pre escolar, primaria y secundaria donde sin discusión nuestros niños, niñas y adolescentes requieren de motivación, apoyo y compañía en sus actividades; mucho más aún cuando son menores reconocidos por algún tipo de circunstancia especial avalada por un profesional de la Psicología y de la Salud.

Es increíble, que las instituciones educativas bajo manuales de convivencia en donde se expone un perfil  de estudiante IDEAL, en donde para su consolidación SE REQUIERE que el estudiante deba:

1. Conocerse, valorarse como persona, reconocer y valorar al otro como persona y sujeto de derechos, en todas las dimensiones del ser humano.
2. Reconocer en el conflicto una posibilidad de desarrollo integral.
3. Dimensionar el dialogo como un elemento pedagógico de acercamiento al otro.
4. Trabajar en equipo y presentar propuestas en forma colectiva
5. Desarrollar valores y acciones que demuestren un compromiso con un ambiente armónico y saludable.

Esperen que estos requerimientos sean cumplidos por menores que están en grados de primaria, en procesos de adolescencia; que estén hechos y construidos para que su labor sea completada solo con conocimientos académicos, niños y niñas homogéneos que estén dispuestos a llenarse por la información del docente y demostrar su inteligencia con notas cualitativas... y de no ser así; solo esperen que el niño o la niña sea RETIRADO o luego de llenar sus COMPROMISOS DE PERIODO, sea EXPULSADO o diplomaticamente se le SUGIERA cambiar de institución, por no llenar el Perfil y los requerimientos para la misma.

El compromiso es de Todos Señoras y Señores, Padres y Madres, Docentes y Adultos que rodean el menor. Y la nota académica del niño o la niña, es en definitiva NUESTRA NOTA.

La mía/tuya como Madre,
La mía/tuya como Padre,
y la mía/tuya como Docente.

Por tanto, que haces tu?

Que la búsqueda de la Excelencia no signifique Exclusión, Discriminación y Rechazo. En Educación todos estamos llamados a Incluir, Motivar y Respetar.         

domingo, 5 de junio de 2011

¡PONTE EN SU PIEL!

He crecido durante más de 36 semanas en una casita cálida y segura,

a pesar de algunas circunstancias que por instantes me sobresaltan,

el pum pum que acompaña mi vida intrauterina me sostiene;

al igual que una bella melodía entonada por alguien que me susurra día a día

y que siento conectada a mi.

Pero esta casita me está quedando pequeña, por lo que pronto decidiré salir.

Espero que el mundo que me espera sea igual de cálido y acogedor, 

por eso trabajaré para encontrarme con el corazón y la voz de quien pronuncia mi nombre.

Esa voz guia mi camino y me ayuda en el descenso;

siento su caminar y su movimiento que estimulan mi deseo de emprender este viaje hacia el exterior. 

El deseo de esa voz es mi deseo.

¡Somos uno, es espléndido!

No tengo miedo pues ese pum pum me brinda seguridad y confío. 

Llegó el momento del encuentro íntimo, 

la voz sabe que voy en camino y confío....


jueves, 2 de junio de 2011

ES MAS FACIL QUITAR , QUE DAR!


 
HACIA UNA NUEVA PATERNIDAD Y MATERNIDAD.

Cuando un niño o niña se comporta "mal", llámese bajo este término toda conducta que no cumple las expectativas de un adulto que "educa" o pretende hacerlo, en la gran mayoría de los casos bajo el precepto de sumisión/dominación: "aqui se hace lo que yo diga por que si" ; es muy común escuchar  consejos entre padres y madres como: "Si no se porta bien, quítele lo que más le gusta y verá...!" o " no le compre lo que le pida, dígale que las cosas se las tiene que ganar"...etc.

El niño con "mal" comportamiento es frecuentemente preso de castigos ya que asi, generación tras generación con el aval de algunos estilos de educación y teorias psicológicas se han dominado educado las conductas impulsivas de los niños y niñas para poder alienarlos en la sociedad.  El adulto por tanto, no busca otros recursos para vincularse y es preso de la frustración que causa que el "otro" no haga lo que se le dice, ni cumpla con las expectativas que se espera de él; recurriendo ligeramente al patrón de relación sumisión/dominación.

Actitudes y conductas asumidas por padres, madres y docentes que con la amenaza o la acción de negar, retirar o quitar pretenden modificar la conducta indeseada.

- Sientese en el puesto, porque si no le pongo un 1.0 dice la docente.
- Te castigaré y no irás este fin de semana a tu práctica deportiva ni te reunirás con tu amigo a  jugar.
- Te quedarás castigado en casa.
- Sal del salón, vete a coordinación de disciplina, no entrarás más a mi clase.
- Si continúa con ese comportamiento deberá ser retirado del colegio.
- etc, etc.

Indiscutiblemente, es más fácil quitar que dar.

Si en vez de quitar, retirar, negar, alejarnos del niño o niña que irrumpe con su actuar causando molestía a nuestro ego, reconocieramos la frustración que nos causa a nuestro fuero interno y,

en vez de esforzarnos por modificarle a él; llenos de coraje y consciencia ilumináramos nuestra sombra vinculándonos desde el amor, la aceptación, el respeto;

y no por una vez, sino cada oportunidad en que se nos nuble el panorama o se hiera nuestro narciso y omnipotente niño interno tambien castigado y herido, pero reprimido y disociado.

De seguro, nuestra vinculación causaria el milagro que tanto deseamos para él pero que aún no logramos dentro de nosotros.

Esta es la Nueva Ma - Paternidad, esta es la Revolución que el mundo necesita y que haría que muchas cosas que vivimos fueran diferentes.

No es fácil, lo sé... pero es urgente y necesaria una mejor manera de amar y educar. Pues las conductas impulsivas y llamadas "inadecuadas" de seguro pasan con el madurar del infante,

más el daño causado a su estima y amor propio perdurará siempre.... pues el maltrato NO se borra.

Saludos a nuestras amigas y amigos de la blogosfera maternal. Y a Ile por su invitación al Gran Sorteo desde TENEMOS TETAS!  y ustedes amigos y amigas CAVILANTES mi afecto desde este rincón de mi tierra Colombiana.